Vivienda
Erik Montalbán

La mitad de las casas se compran ya con hipoteca

El precio por metro cuadrado baja un 4,5% arrastrado por los pisos de segunda mano, en su primera caída en dos años.

Hace un lustro, en plena crisis económica, los bancos cerraron el grifo del crédito, reservando los créditos únicamente para los clientes más solventes. Esto provocó que en el verano de 2013, apenas se concedían hipotecas y sólo tres de cada diez viviendas que se compraban se hacían con préstamo bancario de por medio. Hoy, cinco años después, la situación del sector inmobiliario y financiero ha cambiado radicalmente, causando un ascenso ininterrumpido de las hipotecas en relación con el número de compras totales. Según los últimos datos del Consejo General del Notariado, en julio el 48% de las viviendas se compraron con hipoteca. El pasado mes de diciembre eran el 42% y en julio de 2013, sólo el 30%.

El porcentaje del coste de la vivienda que se financia con la hipoteca se ha mantenido en niveles muy similares desde entonces, oscilando aproximadamente entre el 75% y el 80% del precio, ya que además ahora es muy complicado encontrar entidades financieras que concedan hipotecas por encima del 80% del valor de adquisición.

Lo que sí ha cambiado sustancialmente es el importe total de las hipotecas, en línea con el incremento de precios que ha experimentado el ladrillo en los últimos tiempos. En julio de 2013, la hipoteca media era de 121.961 euros y suponía el 75% del coste de la vivienda. En julio de 2018 la hipoteca media era de 189.193 euros y representaba el 76% del coste de la vivienda. Es decir, un porcentaje muy similar pero con una deuda muy superior que sólo se explica por el alza de los precios de la vivienda. Esto supone que las casas han subido de media unos 67.000 euros en estos cinco años, según las estadísticas de los notarios.

En cualquier caso, este aumento de los precios se frenó durante el pasado mes de julio, cuando el coste por metro cuadrado bajó un 4,5% en comparación con el mismo mes del año anterior. Se trata de la primera caída de este indicador en casi dos años, desde agosto de 2016. En concreto, el precio por metro cuadrado se situó en 1.376 euros.

Los pisos son los responsables de este descenso de los precios de la vivienda, ya que su coste bajó un 5%. En concreto, se trata de los pisos de segunda mano, que cayeron un 5,9%. Por el contrario, el precio de los pisos nuevos aumentó un 5,1%, mientras que el de las viviendas unifamiliares creció un 1,3%. Los terrenos y solares también subieron, en este caso un 3,5%.

En cuanto al número de transacciones, las compraventas ascendieron a 52.014 viviendas, lo que supone un incremento del 4% interanual. El mes anterior, al alza fue del 2,8%. Se trata de crecimientos mucho más moderados que los de los meses anteriores. Con la excepción del +0,9% de marzo, los otros cuatro meses de 2018 tuvieron alzas en la compra de viviendas por encima del 10%, llegando incluso al 15% en enero. Por tipologías de casa, las ventas sólo descendieron en los pisos nuevos, donde se redujeron un 11,7%.