Distribución
Rosa Carvajal

Newgarden busca expandirse a Estados Unidos y Suramérica

Newgarden nació en 2004 para dedicarse a la fabricación de maceteros y contenedores de plástico. En 2011 su apuesta por la innovación y el diseño en sus productos, la convirtieron en un referente en toda Europa en el mobiliario e iluminación decorativos y de exteriores. Sus originales diseños basados en el rotomoldeo, un proceso de fabricación de productos huecos de plástico fácilmente reciclables, la han llevado a traspasar nuestras fronteras, exportando a 18 países.

La firma puede sentirse orgullosa de los resultados cosechados. Actualmente, vende fuera el 70% de su producción (su centro de producción está en Alhama de Murcia), cuenta con una plantilla de 86 empleados y factura 10 millones de euros al año. Gracias a su lámpara «Lola», de la que se han vendido más de 200.000 unidades, consiguieron expandirse. El siguiente paso fue dotar a los objetos de tecnología y a las propiedades de sus productos, que no se deterioran por efecto del sol y el clima en exteriores, les han incorporado elementos como iluminación interior, altavoces, alimentación solar o conexiones «wireless».

Su directora María Cánovas hace balance: «Han sido unos años muy interesantes, intensos y llenos de proyectos. No han faltado dificultades, pero en Newgarden hay un equipo muy motivado con el que hemos mejorado nuestros productos, nuestros procesos y nuestro marketing. Hemos revolucionado el sector vendiendo productos con diseño y calidad a través de las grandes cadenas de bricolaje y decoración, nos hemos puesto a la altura de las exigencias que conlleva exportar más del 70% de nuestra producción en 18 países y hemos innovado en producto, diseño y tecnología hasta convertirnos en un referente del mueble y la iluminación de exteriores. Seguimos apostando por el talento, la innovación y la formación. Estamos muy satisfechos, pero siempre queremos llegar más lejos».

No sólo su originalidad han sido la base del éxito de esta compañía, también sus precios altamente competitivos. Esta categoría de productos estaba restringida a alta gama pero Newgarden ha conseguido producir con calidad a precios accesibles al gran público.

Productos emocionales

Ha conquistado el mercado con productos «emocionales» como ellos mismos los califican. Sus formas y diseños van de la reinterpretación de los clásicos a lo vanguardista, pero siempre con una inspiración mediterránea. «La tecnología y el diseño van a seguir siendo un componente esencial en nuestros productos, pues queremos hacer muebles y lámparas que interactúen de forma emocional con el usuario generando ambientes únicos para vivir experiencias inolvidables. Hemos introducido también wi fi y el IoT (internet de las cosas). Va a ser una línea de I+D+i clave para este objetivo en un futuro inmediato», explica Cánovas. A la pregunta de qué proyectos de futuro tiene Newgarden, Cánovas responde que «no sólo pasan por entrar en nuevos países y canales, sino también por incorporar nuevas tecnologías dentro de nuestros productos, revolucionando la experiencia del cliente. En paralelo, seguiremos trabajando para que a todos los rincones del mundo llegue el espíritu “be happy”. Por otro lado, uno de nuestros mayores retos este año es poner en marcha la producción en nuestra sede de México, y así acortar los plazos de entrega y tener una flexibilidad mayor de productividad y servicio. Nuestro objetivo es que sirva de puerto de entrada a los mercados de Estados Unidos y Suramérica».

Espíritu «Be happy»

Fruto de la conexión del prestigioso diseñador Valerio Sommella y Newgarden nace una nueva gama de productos de luz y música inspirados en el mediterráneo, que llegan para conquistar los hogares e impregnarlos del espíritu «be happy». Newgarden ha desarrollado «Pipa», un altavoz que proyecta el sonido en horizontal convirtiendo este producto en una perfecta solución para ubicar en cualquier encimera, escritorio de nuestro hogar, terraza o jardín. Newgarden ha desarrollado la tecnología Smarttech, un paso hacia la iluminación inteligente que combina luminarias sin cable, cargadores solares «invisibles» que no rompen el diseño del producto, automatización en el encendido y apagado y control del color de la luz. Su última innovación ha sido incorporar un amplificador wi fi oculto en Cuby, un cubo de luz led que sirve como luminaria y mesa auxiliar, capaz de iluminar en 16 colores diferentes, completamente estanco para poder utilizarse en interiores y exteriores, capaz de enviar la señal hasta 40 metros en el hogar, negocio o en jardines.