Tribunales
Ricardo Coarasa

El TS se aferra a noviembre para iniciar el juicio del «procés»

Los abogados de los procesados asumen que antes de final de año comenzará la vista oral: «Esto va lanzado»

El Tribunal Supremo (TS) mantiene su intención de que el juicio a los líderes independentistas catalanes comience en la segunda quincena de noviembre. Pero tal y como apuntan fuentes del Alto Tribunal, ese escenario únicamente se concilia «con un comportamiento procesal normal» de las defensas de los 25 procesados que, recuerdan, «en los últimos dos meses han recurrido absolutamente todo». El calendario, por tanto, está en manos de los letrados de los impulsores del «procés». «Ellos son los que van a marcar el ritmo», apuntan. Y es que, según esas mismas fuentes, «aún queda mucho margen» para que se sucedan maniobras que retrasen el comienzo de la vista oral. Tras un intenso mes de agosto las defensas, de hecho, están preparadas para que el juicio arranque en esas fechas. «Esto va lanzado», reconoce uno de los letrados. Con esas premisas, la sentencia podría conocerse incluso antes de las elecciones municipales y europeas del 26 de mayo.

Desbrozado ya el obstáculo de las recusaciones planteadas por las defensas de once de los procesados –rechazadas por unanimidad por la Sala del 61 hace unos días–, el siguiente paso que permitirá al Supremo avanzar en la fase intermedia del procedimiento (previa al señalamiento del comienzo del juicio) es la confirmación de la resolución en la que el juez Pablo Llarena, instructor de la causa, acordó la conclusión del sumario. Los abogados de los líderes soberanistas recurrirán esa decisión y pedirán previsiblemente su revocación, solicitando que se practiquen nuevas diligencias. Fuentes de las defensas confirmaron a este periódico que fundamentalmente pedirán la incorporación de documentación adicional a la causa para hacerla valer en la vista oral.

Será la Sala enjuiciadora –encabezada por el presidente de la Sala Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, e integrada además por los magistrados Antonio del Moral, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela y Andrés Martínez Arrieta–la encargada de pronunciarse al respecto, pero las propias defensas tienen escasas esperanzas de que sus peticiones prosperen. Siempre caminando sobre el alambre para evitar una posible indefensión que sea alegada posteriormente por los abogados de los procesados ante instancias europeas, en todo caso el tribunal hilará muy fino para evitar maniobras dilatorias que retrasen la celebración del juicio (difiriendo, por ejemplo, la práctica de las diligencias interesadas al juicio mismo).

Además, existe otro condicionante procesal que para el Tribunal Supremo es determinante.Al tratarse de una causa con presos, «se deben respetar los derechos de los procesados» en prisión –nueve de ellos, incluido el ex vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras– a que el juicio se celebre sin dilaciones indebidas.

No obstante, recuerdan las fuentes consultadas, aunque el Supremo confirme el cierre de la investigación se podrían seguir practicando diligencias con posterioridad con el visto bueno de la Sala. Una posibilidad que permitiría avanzar en el procedimiento sin comprometer el derecho de defensa de los investigados.

Una vez confirmado el auto de conclusión del sumario, la Sala dará traslado a la Fiscalía del Supremo para que presente su escrito de conclusiones provisionales, en el que previsiblemente el Ministerio Público mantendrá su acusación por el delito de rebelión contra los principales impulsores del proceso independentista (en algunos casos junto al delito de malversación), que lleva aparejadas penas de 15 a 25 años de prisión.

Solventado este trámite, el tribunal dará traslado del mismo a las defensas para que presenten sus escritos. A partir de esa fecha, recuerdan las fuentes consultadas, los procesados disponen de tres días para plantear posibles cuestiones de previo pronunciamiento, por ejemplo una declinatoria de jurisdicción (negando la competencia del Supremo para juzgar los hechos) o la vulneración de derechos fundamentales. En este supuesto, se debería celebrar una vista antes de que los magistrados resolvieran las cuestiones planteadas. Pero este trámite no demoraría la tramitación de la causa más de una semana. Margen suficiente para no alterar el calendario previsto.

Y es que el TS dispone aún de un «colchón de seguridad» de unos diez días en esa hoja de ruta que, de superarse, abriría un horizonte procesal incierto. Con el puente de diciembre a la vista, resultaría muy improbable comenzar el juicio y suspenderlo tras las primeras sesiones por las vacaciones de Navidad para reanudarlo después, por lo que la vista podría arrancar en enero.

Los presos centrarán la Diada

Los actos institucionales del Govern por la Diada que arrancan hoy reivindicarán la libertad de los soberanistas presos en una marcha que irá del Parlament al Palau de la Generalitat y que encabezarán los presidentes Quim Torra y Roger Torrent. Además, Torra quiere que el acto central del martes 11 sea «un clamor por la libertad» en honor a los «presos y exiliados».