Acoso escolar
F. Velasco

Investigados cuatro docentes por acosar a hijos de guardias

De los nueve profesores del Instituto de Sant Andreu de la Barca denunciados por la Fiscalía de Barcelona por «señalar» a hijos de guardias civiles tras el referéndum ilegal del 1 de octubre, el titular del Juzgado número 7 de Martorell ha archivado la causa respecto a cinco de ellos, a los cuales se les investigaba en relación con hechos sucedidos el 2 de octubre. En estos casos, el instructor considera que no existen indicios de que los docentes realizaran ninguna acción contra esos alumnos. En cambio, mantiene abierta la investigación respecto a otros tres profesores, pero ha abierto un procedimiento para cada uno de ellos, al sostener que las conductas atribuibles a cada uno son distintas y, por tanto, no se trata de hechos conexos. En estas tres causas se investiga si han podido incurrir en los delitos de discriminación y contra la integridad moral.

Al margen de estos procedimientos, el Juzgado de Instrucción nùmero 3 de Martorell tiene abiertas otras diligencias contra otro profesor, quien tiene ya la condición de investigado, del mismo centro escolar. En este caso, los hechos que se le atribuyen tuvieron lugar el 20 de octubre, con motivo de la convocatoria de una huelga estudiantil independentista en la que instó a identificarse a los hijos de los agentes. En concreto, habría pedido en clase a sus alumnos que «levanten la mano los hijos de los guardias civiles». Los delitos por los que se siguen son los mismos que en el Juzgado número 7.

En un principio, la denuncia de la Fiscalía recayó en el Juzgado de Instrucción número 3, pero éste decidió «dividirla» en función de cuándo sucedieron los hechos relatados. De esta forma, decidió inhibirse parcialmente respecto a los que tuvieron lugar el día 20 de octubre, que por turno de reparto correspondió al juzgado que ahora ha archivado la causa respecto a cinco profesores. En todo caso, esa inhibición ha sido recurrida por el Ministerio Público, por entender que todos los hechos deben ser investigados en un mismo procedimiento y, por tanto, instruidos por un solo magistrado.

En la denuncia, la Fiscalía recogía frases supuestamente vertidas por los profesores contra los hijos de guardias civiles del tenor de «la Policía y la Guardia Civil son unos animales y unos bestias que sólo saben dar palos», «El que esté a favor de la violencia policial que se quede en clase y el que no, que se baje al patio» o «¿Estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?».

El Ministerio Público detalla en su denuncia el «comportamiento humillante y sectario» que infligieron supuestamente los profesores a esos alumnos, lo que generó en ellos situaciones de «ansiedad», «abatimiento» e «inquietud», además de exponerlos al «rechazo» y «hostilidad» de sus compañeros de aula. Con su actitud, afirma la Fiscalía, esos docentes denunciados rompieron los principios rectores del sistema educativo, como la inclusión social.