El desafío independentista
Ainhoa Martínez

Perfil bajo para el 40º aniversario de la Constitución en Cataluña

El Gobierno ignora los ataques del president y mantiene abierta la negociación con la Generalitat

El próximo 6 de diciembre la Constitución cumple 40 años y con motivo de este aniversario se están organizando una serie de actos en toda España para reivindicar la Carta Magna. Pedro Sánchez se va a implicar directamente en esta conmemoración –hoy intervendrá en su presentación en el Congreso junto su presidenta Ana Pastor y al del Senado, Pío García Escudero– y utilizará las diversas actividades programadas para reivindicar el marco legal del 78 en pleno cuestionamiento por parte de los independentistas. También se celebrarán actos en Cataluña. Fuentes parlamentarias concretan que al menos se programarán dos exposiciones sobre los «padres de la Constitución» catalanes, Miquel Roca y Jordi Solé Tura, en sus lugares de origen, en las que se resaltará su aportación al trabajo constituyente. En la órbita académica también se impulsará un ciclo de conferencias que pondrá en valor el masivo respaldo que la Carta Magna obtuvo en Cataluña, donde un 91% de los catalanes abrazó el «sí» a la misma. Las actividades tendrán lugar de aquí a final de año, en pleno «otoño caliente» en Cataluña, por lo que supone un auténtico aldabonazo a aquellos que amagan con sortear los límites que marca la ley durante este periodo.

El Gobierno siempre ha explicitado que tendrá una mano tendida al diálogo y en la otra, la Constitución. El Ejecutivo quiere, ante las fechas conflictivas que se avecinan, marcar perfil de cara a la Generalitat y si bien ignora los agravios verbales de Torra, también se muestra firme en la respuesta que se dará ante un eventual quebranto de la ley: la aplicación del 155 de la Constitución en Cataluña. Desde Moncloa se encuadran las acometidas dialécticas de Torra dentro del contexto de crispación que se quiere avivar desde el Govern. «Habla para su público», despachan. Pero más allá de esta escalada, celebran que algo haya cambiado respecto a la etapa de Mariano Rajoy y no dejan de hacer llamadas al entendimiento. «Estamos dispuestos a seguir abriendo puertas y a tender puentes con Cataluña y reclamamos un esfuerzo recíproco para alcanzar una salida a la situación actual», señaló la titular de Política Territorial, Meritxell Batet. La ministra compareció a petición propia para explicar los pormenores de la primera reunión de la comisión bilateral que se reunió el pasado 1 de agosto. Durante su intervención, Batet reseñó que la prueba de que se sigue avanzando en el cauce político abierto es que hoy se reunirán el secretario de Estado de Política Territorial y la consejera de Presidencia de la Generalitat para avanzar en la agenda de la normalización de las relaciones.