Universidad
Pilar Rodríguez Veiga y Olivia Alonso

¿Qué requisitos fijaba la ley cuando Montón hizo el máster?

El Real Decreto obligaba, entre otras cosas, a una defensa pública del trabajo de fin de máster

Los requisitos para estudiar y obtener un máster en el curso 2010-2011, cuando lo hizo la ministra de Sanidad, Carmen Montón, estaban fijados en la Ley Orgánica de Universidades y en un real decreto, ambos de 2007, y obligaba, entre otras cosas, a una defensa pública del trabajo de fin de máster (TFM).

Montón ha explicado estos días que ella aprobó todas las asignaturas y posteriormente presentó (sin defenderlo ante un tribunal) su TFM sobre Estudios Interdisciplinares de Género en el Instituto de Derecho Público, dependiente de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Sin embargo, la URJC ha detectado cambios de notas en el expediente de Montón. En una asignatura figuraba un "no presentado" y posteriormente se modificó por un "aprobado".

Además, aunque las universidades pueden establecer sus normas sobre la elaboración, presentación y evaluación del TFM a partir de las directivas citadas anteriormente, la URJC fija que el alumno tendrá que haber superado todas las asignaturas, entregando para ello "la justificación correspondiente".

También hacer la defensa del TFM "de manera pública y presencial".

Estos dos requisitos son algunos que supuestamente no habría cumplido Montón en su día.

La vicerrectora de Docencia y Ordenación Académica de la Universidad de Barcelona y secretaria ejecutiva de la Conferencia de Rectores CRUE, Amelia Díaz, ha señalado a Efe que, en general, "para que aparezca la nota definitiva de un máster o incluso para poder presentar el TFM se deben tener todas las asignaturas aprobadas".

"En cualquier caso, nunca podría salir la nota del TFM hasta que no estuviera todo el máster aprobado", recalca.

De hecho, la ley determina que las enseñanzas de máster concluirán con la elaboración y defensa pública de un TFM, que tendrá entre 6 y 30 créditos.

Las ordenanzas de 2007 dicen asimismo que el nivel de aprendizaje conseguido por los estudiantes en las enseñanzas oficiales de Máster se expresará mediante calificaciones numéricas.

Sobre la posibilidad de seguir un máster presencial sin ir apenas a clase, Díaz sostiene que como mínimo debe haber un 80 % de asistencia al máster, porcentaje que más o menos comparten todas las universidades.

"Aunque el máster puede poner sus propias normas y aumentar ese porcentaje", añade.

Y respecto a la posibilidad de que una asignatura de grado convalide una materia de máster, contesta que no, ya que se trata de niveles de titulación distinta.

En cuanto a poder pagar la matrícula fuera de plazo (Montón pagó más tarde), esta experta se remite a la autonomía de las universidades y sus propias normativas de matriculación.

La secretaria ejecutiva de CRUE ha añadido que los casos de irregularidades en Instituto de Derecho Público de la URJC "hay que tomarlos como aislados y en un centro muy específico".

"No queremos permitir que casos como estos mancillen el nombre de la Universidad española, los mecanismos de control existen en todas las universidades, internos, externos, estamos sometidos a agencias de evaluación externas y estamos funcionando bien", ha enfatizado.

Por otra parte, la Ley Orgánica de Universidades, que en 2007 actualizó la Ley Orgánica de Universidades de 2001 para adaptarse a la Declaración de Bolonia, fija la exigencia de los campus de rendir cuentas sobre el cumplimiento de sus funciones.

Precisamente hoy, el rector de la URJC, Javier Ramos, ha anunciado hoy la elaboración de un nuevo reglamento de inspecciones.

Efe