Entrevista
Cristina Rubio

Xavier García Albiol: «La convivencia puede acabar mal si el Gobierno actúa como si no pasara nada»

El líder del PP catalán atiende a este periódico tras reprochar a Quim Torra su llamamiento de «atacar al Estado». Albiol exige contundencia al PSOE.

¿Cuál es su balance sobre los homenajes del 17-A?

Positivo por lo que respecta al comportamiento de la sociedad civil y de los partidos políticos en general. Sí que es cierto que ni el presidente de la Generalitat ni su gobierno han estado a la altura. En unos días de respeto como los que nos ha tocado vivir, ver las declaraciones y el comportamiento especialmente del president dejan mucho que desear.

La discusión entre Torra y usted acaparó parte del foco en Cambrils.

Yo no pretendí abrir ninguna discusión. Le hice un comentario al president, le dije que me parecía impresentable lo que había afirmado el día anterior. Fue él quien se empezó a justificar y a hablar sin atender a razones en un momento en el que seguramente este debate no correspondía. A mí me dejó sorprendido que el president de la Generalitat actuara de esta manera y me dejara con la palabra en la boca. Me quedo con una de las últimas afirmaciones que le dije: «De la persona que ocupa la presidencia de la Generalitat se espera alguna cosa más que no ir incendiando fechas importantes como las que vivimos el viernes y el sábado».

¿Qué le contestó?

Fue un vertido constante de afirmaciones. No fue una conversación coherente, fue un lanzamiento de reproches hacia mí y el partido. Me dijo que nos dedicamos a provocar y me echó en cara un tuit que hice el día 16. Que pidiera respeto hacia las víctimas cuando se pasó las 24 horas anteriores provocando, animando a los CDR, justificando la pancarta contra el Rey y pidiendo ir a la guerra contra el Estado, no me parece la respuesta de alguien con autoridad para reclamar tranquilidad y respeto político.

¿El Rey es el nuevo adversario del independentismo?

Es evidente que la figura del Rey se ha convertido en la diana de los independentistas, y hay que destacar que el Monarca ha sido clave para los catalanes que nos sentimos españoles en este último año tan complicado. Por este motivo valoramos aún mucho más que Felipe VI, más allá de la consciencia que seguro que tiene del boicot independentista, pueda estar al lado de los catalanes. En estos momentos, parece que el único que puede defender con dignidad lo que representa el Estado y España como país es el Rey ya que el Gobierno del PSOE está ausente.

¿Cuál debería ser la respuesta de Pedro Sánchez? El PP le exige contundencia.

Hasta hace unos meses, más allá de los aciertos y errores del Gobierno, todo el mundo tenía la certeza de que Mariano Rajoy no consentía ningún tipo de exceso por parte del independentismo. El Ejecutivo de Pedro Sánchez es todo lo contrario. Si el Gobierno de España sigue reaccionando como si no pasara nada, la convivencia en Cataluña puede acabar muy mal. Necesitamos un Gobierno de España que no esconda la cabeza bajo el ala ante los excesos del independentismo.

¿A qué se refiere cuando dice de que «esto puede acabar muy mal»?

El independentismo socialmente no es mayoritario, pero está muy radicalizado y eso lleva a comportamientos y actitudes que son impropias en una democracia. Ante personas que están abducidas por el fanatismo ideológico, la respuesta de las instituciones del Estado de derecho no puede ser el silencio. No queremos ni deseamos un conflicto en Cataluña, pero el Gobierno de España está obligado a defender la libertad y el Estado de derecho que esta gente quiere vulnerar.

¿Y a nivel político? ¿Qué consecuencias puede tener?

El independentismo intentará ocupar todo el espacio político y social en Cataluña haciendo irrespirable el ambiente para aquellos que no somos independentistas. La actitud de hacer ver que no pasa nada es un grave error de unas elevadas consecuencias en un futuro inmediato.

¿El discurso de Pablo Casado es más duro que el de Mariano Rajoy sobre Cataluña?

Son dos etapas totalmente diferentes, no es lo mismo estar gobernando que en la oposición. El discurso de Pablo Casado es el que corresponde, y más en unos momentos en los que se está viendo que el Gobierno de España tiene muchas debilidades motivadas por su pacto de investidura con los independentistas.