Sexo
larazon.es

Fingir orgasmos es malo para la salud

Provoca ansiedad y no es bueno para tu suelo pélvico

¿Son placenteras tus relaciones sexuales? ¿Llegas siempre al orgasmo o en ocasiones lo finges? Estas son preguntas muy personales que la gente normalmente elude o responde con la frase: “Sí, son muy satisfactorias”. La acción de fingir orgasmos es llevada a cabo mayormente por mujeres, aunque cada vez son más los hombres que se suben a este carro. Desde la Unidad del Suelo Pélvico de la Clínica del Dr Rozalén nos explican una a una las causas y las consecuencias de esta práctica tan silenciada pero tan habitual.

Lo que está claro es que para lograr alcanzar el éxtasis no sirven los orgasmos fingidos. Y es en este punto donde se plantean diferentes incógnitas: ¿Por qué se finge un orgasmo? ¿Qué consecuencias tiene simularlos? Estas son algunas de las razones que llevan a fingir un orgasmo:

1. Miedo a herir al compañero. Este es uno de los motivos principales por los que se finge un orgasmo, miedo a que la pareja se sienta poco querida o poco atractiva.

2. Hábito sexual. Otra de las causas que puede llevar a fingir un orgasmo es que las relaciones sexuales se vuelvan algo completamente previsible y que no constituyan nada novedoso ni apasionante.

3. Miedo al rechazo. Algunas personas consideran que si no tienen un orgasmo en sus relaciones sexuales son menos hombre o mujer y les causa temor no dar la talla y que la otra persona les rechace.

4. Falta de entendimiento en la pareja. El no saber decir: “no, ahora no me apetece” es causa habitual ya que fingir un orgasmo es la solución más rápida para evitar una posible discusión en la pareja.

Como todas las acciones, fingir los orgasmos también acarrea sus consecuencias... A continuación, algunas de las más extendidas:

1. Ansiedad. Lo que se hace cuando se finge un orgasmo es pensar una cosa y hacer otra. Esta oposición hará que, de repetirse varias veces, el sujeto pueda llegar a tener problemas de ansiedad, al no coordinar sus actos con sus pensamientos.

2. Baja autoestima. El tener una relación sexual sin que apetezca provoca que el sujeto se esté privando de su derecho a elegir y que esté suprimiendo algunas de sus emociones, el hacerlo de forma continuada puede comenzar a hacer mella en su autoestima.

3. Descuidar el suelo pélvico: Los orgasmos son la mejor medicina con vistas a cuidar el suelo pélvico, los fisioterapeutas recomiendan a las mujeres tener uno cada 3 ó 4 días para mantener su suelo pélvico completamente sano y en forma.