Crisis migratoria en Europa
Pedro G. Poyatos

Los migrantes no se quedarán más de dos días en los centros de tránsito alemanes

«Tienen que ser suficientes 48 horas, eso es lo que dice la Constitución», recalcó la canciller alemana Angela Merkel

La canciller Angela Merkel anunció que el plan migratorio acordado con sus aliados bávaros contempla que los peticionarios de asilo interceptados a su entrada en Alemania pasen un máximo de dos días bajo vigilancia policial en los cuestionados centros de tránsito que pretende abrir en la frontera con Austria. «Tienen que ser suficientes 48 horas, eso es lo que dice la Constitución», recalcó la mandataria en una entrevista en la televisión pública ARD. Pasado este período, explicó, los solicitantes de asilo deberán ser derivados a albergues comunes. Merkel salió así al paso de las críticas expresadas por su socio menor en la coalición de Gobierno, el Partido Socialdemócrata (SPD), que se mostró muy crítico con el acuerdo alcanzado por la canciller y su aliado bávaro y ministro del Interior, Horst Seehofer.

El díscolo ministro del Interior prevé utilizar algunas de las instalaciones de las que dispone la Policía en la frontera con Austria como centros de tránsito para migrantes. Según la prensa regional, Seehofer propuso esta idea a sus socios de Gobierno en una reunión celebrada la noche del martes en Berlín.

Precisamente, los socialdemócratas mostraron ayer en un debate parlamentario en el Bundestag sus «líneas rojas» a la política migratorio pactada por la CDU y la CSU. Lo que más preocupa al SPD es que esos centros no están ni vallados ni cerrados, aseguró su secretaria general, Andrea Nahles.