Crisis migratoria en Europa
Manès Weisskircher

Promesas de campaña

La UE está estudiando el acuerdo de migración acordado por Alemania. ¿Por qué se opone Austria?

Los dos partidos que gobiernan en Austria, los conservadores del ÖVP y los populistas de FPÖ, ganaron las últimas elecciones gracias a su discurso anti migración. Por eso les interesa transmitir que lo tienen todo bajo control, ya que sería muy complicado «vender» a sus votantes que Alemania les devolverá a los solicitantes de asilo.

¿Por qué la opinión pública austriaca recela tanto de la migración?

El Eurobarómetro refleja que la población de Austria ve positiva la migración europea, pero negativa la foránea, así como que la mayoría considera que la migración es una de las cuestiones más importantes que afectan al país. Al mismo tiempo, al Gobierno le interesa seguir subrayando la problemática migratoria porque es una medida efectiva para desviar la atención pública, como con la ley que planean aprobar que permitiría extender la jornada laboral a 12 horas.

¿Tendrá esta medida un efecto dominó y cada país dictará su propia política migratoria?

Todo se supeditará a las políticas que tomen Austria y Alemania. Si el Gobierno germano implementa su plan y Sebastian Kurz decide cerrar sus fronteras, la libre movilidad se vería muy restringida. Además, Merkel quiere negociar con otros Estados de la UE diferentes acuerdos para «retornar» a los solicitantes de asilo. Además, los países de Visegrado ya han conseguido lo que querían: que las cuotas sean voluntarias.

¿Está el espacio Schengen en peligro?

A largo plazo, dependerá de la regulación común que aplique la UE en sus fronteras y cómo se desarrolle el discurso migratorio. No obstante, desde que se aplicaran en 2016 medidas restrictivas, la migración se ha reducido considerablemente. Por lo que si continúa disminuyendo, es probable que este conflicto en el seno de la UE también se reduzca.