Inmigración ilegal
Nando Sigona

Un arma contra la UE

A pesar de que los cruces marítimos se reducen considerablemente, el pánico a la migración no muestra signos de disminución. Trump y sus aliados en Europa, en particular el nuevo Gobierno italiano, están dispuestos a utilizar el tema de la migración para debilitar la posición de Angela Merkel con el objetivo de desestabilizar a la UE en general.

Las conclusiones del último Consejo Europeo de Bruselas fueron un trabajo de parches tratando de mostrar un frente unido, pero contienen poca sustancia. Queda por ver si son suficientes para aplacar la tormenta en el Gobierno alemán. El verdadero problema es cómo neutralizar la espiral de la política derechista/nacionalista que está utilizando la migración y los migrantes como una punta de lanza para atacar a la UE.

La otra preocupación real en este momento no es con los recién llegados, que están ampliamente bajo control y han estado disminuyendo significativamente desde marzo de 2016, sino con la integración de aquellos que ya están en Europa. En Italia, miles de migrantes y refugiados quedan en la indigencia sin una oportunidad real de integración. Esto es lo que está alimentando el apoyo actual a la xenófoba Liga, no los recién llegados.

En lugar del esquema de reubicación que nunca funcionó realmente y que estuvo mal concebido desde el principio, debería haber existido un mecanismo de redistribución automático para que una vez que un bote de rescate lleve a las personas a los puertos de la UE, se distribuya proporcionalmente entre todos los Estados miembros y la responsabilidad no caiga sólo en el país de llegada.