Guerra en Afganistán
La Razón

Al menos ocho muertos en un ataque suicida contra una reunión de clérigos en Kabul

Todas las víctimas eran civiles y el ataque tuvo lugar cuando los participantes en la reunión de clérigos estaban abandonando las instalaciones

Al menos ocho civiles murieron y nueve resultaron heridos hoy en un atentado suicida cerca del lugar donde acababa de tener lugar un encuentro de clérigos en el que participaron centenares de personas, informaron fuentes oficiales.

«Un atacante suicida que iba a pie ha hecho detonar sus explosivos en una carretera que lleva a la Tienda Loya Jirga, donde tenía lugar el encuentro de la ulema», dijo a Efe el portavoz de la Policía de Kabul, Hashmat Stanekzai.

El atentado tuvo lugar sobre las 11.30 hora local (7.00 GMT), en el distrito policial número cinco, en el oeste de la capital afgana, cerca de la Tienda Loya Jirga, un espacio utilizado a menudo por el Gobierno para celebrar conferencias y eventos.

El jefe de la Policía capitalina, Dawood Amin, precisó que todas las víctimas eran civiles y agregó que el ataque tuvo lugar cuando los participantes en la reunión de clérigos estaban abandonando las instalaciones.

Kabul ha sufrido varios ataques suicidas en lo que va de año, el más grave el registrado en enero pasado, cuando los talibanes hicieron estallar una ambulancia bomba cerca del antiguo Ministerio de Interior, donde aún operan algunas dependencias oficiales, que causó más de un centenar de muertos.

El último ataque de envergadura en la capital ocurrió la semana pasada, cuando un grupo de insurgentes llevó a cabo un asalto contra el Ministerio de Interior, lo que provocó un enfrentamiento de alrededor de dos horas en el que murieron los ocho atacantes y un policía.

El mes pasado una acción suicida contra un centro de registro de votantes en Kabul, cuya autoría asumió el grupo yihadista Estado Islámico (EI), causó 69 muertos y cerca de 120 heridos.

Afganistán atraviesa una de sus etapas más sangrientas desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015. EFE