Belleza
larazon.es

Labios, ¿cuál es la tendencia de esta temporada?

Mientras Kylie Jenner abandona los rellenos, nuestras famosas apuestan por el volumen

Las latinas se apuntan a los labios gruesos, prominentes, sensuales y carnosos. La boca de Shakira ha sido la última en llamar la atención en sus fotos en instagram. Sus fans y la prensa especulan si la cantante colombiana ha querido seguir la moda iniciada en 2015 por Kylie Jenner.

Las guapísimas Sara Carbonero y Pilar Rubio presumen de labios sensuales, sobre todo en la parte superior, que muestra una carnosidad más favorecedora, en una línea natural, menos evidente que la de la influencer norteamericana.

Lo hacen precisamente cuando la menor del clan Kardashian ha decidido eliminar el relleno de sus labios, a los que ha dedicado horas y horas de estética, maquillaje y cosméticos en instagram, youtube y televisión, y que la han convertido en multimillonaria.

Todo lo que hace, muestra, dice, insinúa la Jenner o alguna de sus hermanas se convierte en dogma de belleza, así que resta por ver qué tendencia se convertirá en moda global en los próximos meses. La de ponerse o quitarse.

No a las soluciones globales

Porque sí, es cierto, en las clínicas de estética se solicitan tratamientos para parecerse a las influencers de moda.

En este caso, explica en Dr. Peláez, de Clínicas Dorsia, en su consulta algunas pacientes nombran a Angelina Jolie, Scarlett Johanssono Sara Carbonero, en referencia a la voluptuosidad. Sin embargo, especifica, estas referencias deben tomarse sólo como guía en cuanto a gustos , ya que cada paciente necesita una valoración diagnóstica y un tratamiento personalizado.

Así, el especialista debe realizar un análisis estético basado en el estudio de proporciones y las líneas de expresión con el fin de lograr equilibrio y armonía. Para ello se tienen en cuenta cinco factores que influyen en la interpretación y el éxito de los resultados alcanzados en cualquier tratamiento de la cara: edad, raza, sexo, hábito corporal y personalidad del individuo.

A partir de ahí, dos objetos generales a conseguir: labios carnosos, simétricos y con una coloración saludable y un labio inferior más voluminoso, tal como se encuentra en la boca juvenil. Es, de nuevo, una cuestión del paso del tiempo. Explica el experto de Clínicas Dorsiaque la evolución de los labios con la edad se puede correlacionar con la del resto de la cara “Encontramos que hay modificaciones en los tejidos duros (el esqueleto o macizo facial) y en los tejidos blandos, que son una serie de capas, la piel, el tejido celular subcutáneo o la grasa, superficial y profunda, las aponeurosis y los músculos mímicos. Con los años el hueso sufre un proceso de resorción, los músculos se debilitan (y se acortan), la grasa se atrofia, las fibras de la dermis se desorganizan perdiendo estructura y elasticidad y la piel se adelgaza.”

Ácido hialurónico, el rey, también en los labios

Para corregir este envejecimiento de la boca, una vez superados y desaconsejados por poco saludables y anti-naturales los rellenos permanentes de silicona, el ácido hialurónico se ha erigido en el rey de la belleza labial. El motivo: su naturaleza de material biocompatible con el organismo, lo que provoca una correcta asimilación.

En la actualidad, cuenta Raúl Peláez, se utilizan los geles inyectables de ácido hialurónico reabsorbibles, específicos para labios, con la textura y cohesividad idónea para la zona intralabial. Su duración estimada es de seis a doce meses, según el grado de reticulación del propio material. Con el tiempo, va sufriendo un proceso de degradación y reabsorción, volviendo el labio a su estado inicial, una vez que desaparece.

Este procedimiento de relleno de ácido hialurónico para el aumento de labios es simple y no necesita mucho tiempo. En general, dura aproximadamente media hora. La infiltración se realiza de forma ambulatoria en el consultorio o el centro médico y el paciente puede volver a casa el mismo día. Es relativamente indoloro una vez se aplica la anestesia local, ya sea tópica o inyectable.

En Clínicas Dorsia el tratamiento se denomina Infinity Lipsy consiste en dos sesiones de media hora de duración. La primera es la infiltración propiamente dicha del producto y la segunda de seguimiento o retoque si fuera necesario.

El intervalo entre ambas será de dos semanas.

Otras posibilidades para tu boca

Para los pacientes que no absorban bien el ácido hialurónico, existe otrorellenos, la carboximetilcelulosa reticulada, de mayor duración y apta para las personas con enfermedades autoinmunes.

Más conocido es el relleno con grasa propia del paciente, la llamada grasa autóloga, un procedimiento en el que se aplica anestesia tanto en las zonas receptoras como en las zonas donantes de grasa. La grasa que se utiliza se extrae ya sea con un dispositivo de succión o cánula que es similar al dispositivo utilizado en la liposucción o con una jeringa. La extraída se envía al laboratorio para su procesamiento. Una vez procesada, ya está preparada para ser inyectada en la zona receptora, en este caso en los labios.

En cuanto a posibles reacciones alérgicas de los rellenos, el Dr Peláez asegura que los procedimientos de infiltración labial tienden a tener pocos efectos secundarios y que estos sólo duran un par de días, aunque añade que “en algunos casos, sin embargo, el paciente puede presentar inflamación y/o hematomas en la zona tratada que pueden durar hasta un par de semanas, siempre dependiendo del tipo de infiltración”.

Para quienes no queden contentos del resultado, se puede revertir. Si el relleno se ha realizado con ácido hialurónico, la solución es la infiltración de un producto que viene de una familia de enzimas que disuelven el ácido hialurónico, la hialuronidasa. En los rellenos permanentes que se utilizaban antiguamente y hoy en día ya no se utilizan, mediante cirugía o láser con microfibra óptica.

Y a los que no se atreven con estas soluciones en clínica con resultados a medio y largo plazo, el doctor aconseja hidratar y dar mucho volumen con el gloss labial y delinear el contorno antes de maquillar los labios, con un torno rosado, no muy oscuro.