Moda
Alejandro Cancho

Blessbuck, la marca de zapatos inspirada en el antílope africano

Lo que comenzó siendo un safari fotográfico, se transformó en una marca de zapatos. Su calidad y buen precio, han convertido a la marca en una de las más conocidas entre los jóvenes de Madrid. LA RAZÓN habla con Manuel Rabadán, un joven empresario que al terminar su carrera se lanzó al mundo de los negocios.

Manuel Rabadán, joven empresario y ganadero, compatibiliza en su día a día la gestión de una yeguada junto con Blessbuck, una de las marcas de zapatos de referencia entre los jóvenes de Madrid. Tiene 26 años, estudió Derecho en la Universidad Carlos III de Madrid y finalizó sus estudios en la prestigiosa escuela de negocios IE realizando el doble máster de Acceso a la Abogacía y Asesoría Fiscal. Con tan solo 23 años “soltó al primer Blessbuck en el asfalto madrileño”, compaginándolo en un primer momento con las prácticas en KPMG que exigían sus estudios. Su inquietud y afán por los negocios hicieron posible que a día de hoy Blessbuck sea una realidad y una marca que está haciéndose un hueco en el sector de los zapatos españoles de calidad.

La marca nació en marzo de 2016 basándose en la venta online, ahora, combina la plataforma virtual junto con tienda física propia en la calle Príncipe de Vergara, 30 y con varios puntos de venta repartidos por España. El nombre de la marca está inspirado en el animal que ésta lleva por nombre con motivo de una experiencia africana. Lo que comenzó siendo un safari fotográfico, se convirtió en marzo de 2016 en una de las marcas de zapatos más conocidas entre los jóvenes de la capital por su relación calidad-precio. “Soy un amante de los zapatos, de hecho creo que es lo que más define tu personalidad a la hora de vestir, puedes ir con un traje espectacular pero como lleves unos zapatos feos, te has cargado el outfit. Además, cuando necesitaba comprarme unos zapatos en Madrid, los que me parecían bonitos y de calidad eran excesivamente caros, mientras que los asequibles eran excesivamente feos, de ahí que considerase que había una carencia en el mercado. Me considero una persona clásica vistiendo, por lo que encontrar el equilibrio entre zapatos elegantes pero a la vez con un aire juvenil era muy importante para la marca” afirma Manuel.

Los zapatos son clásicos, sencillos, elegantes, con una relación calidad-precio al alcance de cualquiera y fundamentalmente cómodos “los pies son la parte del cuerpo que más sufre a diario, de ahí que la comodidad sea el pilar fundamental sobre el que se sostiene la marca. Esta característica la conseguimos mediante la utilización de pieles blandas que se adaptan al pie, suelas flexibles y un cosido de alta calidad que aporta la flexibilidad y comodidad necesaria”

Respecto a su fabricación, a pesar de que la marca tiene esa inspiración sudafricana hasta el punto de que todos los modelos tienen como nombre palabras, tribus y lugares del país, se queda solo en eso, inspiración, porque toda la fabricación y material es 100% española, zapatos cosidos a mano y elaborados por artesanos con más de 40 años de experiencia “España entre otras cosas, está muy reconocida a nivel internacional por su calzado, por suerte tenemos a los mejores artesanos y que lleve el sello HECHO EN ESPAÑA, aporta valor”, asegura el empresario. Como característica distintiva de la marca, dan la opción de que cada cliente se personalice sus propios zapatos “además de las dos colecciones que sacamos en invierno y en verano, nos caracterizamos por la posibilidad que tienen nuestros clientes de vivir la experiencia de personalizarse sus propios zapatos eligiendo pieles, colores, suelas y punteados y lo más importante, sin incrementar el precio. El precio varía exclusivamente en función de la piel y no en los detalles personalizables que el consumidor quiera añadir. Además, adaptamos los zapatos al pie de cada cliente, pudiendo hacer diferentes tallas para cada pie, diferentes anchos, incluso zapatos para gente con necesidades especiales como plantillas, alzas o juanetes. Al final el cliente se lo toma como un juego, no sólo compra un par de zapatos sino que vive una experiencia”, asegura.

Su principal publicidad es el “boca a boca” entre los clientes que han probado sus zapatos. Su objetivo, ser una marca de referencia y ampliar su posicionamiento en nuevos puntos de venta en España y en el extranjero de manera sostenible pero sobretodo, sin perder los orígenes y las características que inspiraron a la marca desde el primer día, “al final un Blessbuck nunca pierde su esencia”.