Gastronomía
larazon.es

Somos: Guiños (y vistas) al Madrid más castizo con el sabor más cosmopolita

· El restaurante Somos presenta una novedosa oferta gastronómica inspirada en la tradición madrileña actualizada con pinceladas del mundo.
· Nueva carta y dos menús ejecutivos podrán degustarse en el entorno de diseño de Jaime Hayón y con unas vistas únicas a la Gran Vía y la Plaza de España, nueva zona de moda.
· Una gran mesa redonda de hasta 9 comensales en un rincón privilegiado y un panorámico reservado de hasta 10, hacen a Somos idóneo para las celebraciones más “chic”.

La gastronomía madrileña es un “must”. Lo tradicional vuelve a estar de actualidad, lo de toda la vida reclama su lugar en los restaurantes del momento y se viste de modernidad respetando siempre las raíces. El restaurante Somos, único en la capital por el hecho de disfrutar, desde cualquiera de sus rincones, de una panorámica sin igual de la Gran Vía y la Plaza de España, abandera esta tendencia en la nueva zona de moda.

El chef Rubén Vázquez, gato, formado, entre otros, con el gran Martín Berasategui en Lasarte, ha ideado junto a su equipo una carta pionera en el barrio, una propuesta que respira Madrid por sus cuatro ángulos pero que no deja de lado el sello personal del chef ni su creatividad.

A las recetas de siempre en Somos se les da una pequeña vuelta, aportando matices que vienen dados, fundamentalmente, por ingredientes traídos de todo el mundo. Nunca se disfraza el buen producto ni se pierde la identidad del plato, se complementa, se mejora, porque Somos mira al Madrid más castizo, literal y figuradamente, con el sabor más actual.

Los “greatest hits”

El apartado de entrantes incluye esas típicas raciones de bar que siempre apetecen. Además del mejor jamón ibérico Cinco Jotas, llaman la atención unos deliciosos y ligeros buñuelos de bacalao con alioli de tinta de calamar. Les sigue la pata de pulpo asada con pimentón y patatas gajo, la sepia a la plancha con un curioso y refrescante aliño de cilantro, la ensaladilla madrileña de toda la vida, un delicioso salmorejo con cigalas y picadillo de huevo y jamón ibérico, un matrimonio de foie y remolacha, un tartar de ternera de Guadarrama con flor de alcaparras o el huevo a baja temperatura con espárragos verdes de Aranjuez y mayonesa de trufa.

Entre los principales, no puede faltar el bacalao, sobre tomate y mango, ni el besugo con su guarnición. La cuchara es indispensable incluso en verano, y por eso las verdinas estofadas con rape a baja temperatura y crujiente de morcilla son imprescindibles. El pollo ecológico en pepitoria, las mollejas de ternera blanca con kale y pico de gallo y la paletilla de cordero confitada con maíz ahumado destacan entre las carnes y es la pasta “conchiglie” rellena de rabo de toro con setas en su jugo la que se lleva la palma, espectacular, más aún en compañía de algunos vinos de Madrid como El Regajal o Malasaña.

A nadie le amarga un dulce

Claro que no, y menos uno de los que elabora Sandra Villazón, maestra repostera que ha trabajado con nombres de la talla de Oriol Balaguer en su última etapa en La Duquesita. Sus rosquillas sobre crema de madroño y helado de violeta son sorprendentes y el algodón de azúcar que las acompaña, nostálgico y adictivo. El bizcocho de la abuela con helado de limón es otra de sus recetas predilectas, así como una tarta vegana de zanahoria que va a coronarse como un “hit” en Madrid.

Menús ejecutivos

Somos ofrece dos menús diarios perfectos para un almuerzo casual entre amigos o de negocios. Se componen de platos fuera de carta con algún guiño a la misma y conforman dos fórmulas: Una a 22 euros, a elegir entre entrante y principal o principal y postre, y otra con los tres pasos (29 euros).

Esa mesa especial

En Somos hay una estrella, una mesa circular con capacidad para 9 comensales en uno de los más privilegiados rincones del restaurante, separada del resto y junto a una de las grandes cristaleras panorámicas que protagonizan el espacio. Las más divertidas reuniones pueden tener lugar aquí, sin perder detalle de todo el ambiente del restaurante pero sin renunciar a cierta privacidad para ponerse al día. Además, el Salón 650, un reservado privado con una imponente mesa que puede albergar hasta a diez personas es, asimismo, la opción idónea para encuentros de ocio o de trabajo frente a los 650 metros de la Gran Vía que se atisban desde aquí.

¿Quién necesita terraza?

Cuando aprieta el calor, nada como ponerse a cubierto en Somos sin dejar de lado el disfrute de la ciudad, su luz, su cielo y el trasiego de la calle gracias a sus grandes ventanales. El luminoso interiorismo del reconocido Jaime Hayón, que firma el diseño del hotel al completo, es el complemento ideal para que Somos se convierta en el “it place” de la temporada. Sus coquetos espacios abiertos, repletos de piezas únicas de inspiración pop y cañí, con folclóricas fotografías firmadas por el estudio Klunderbie, no restan lugar, no obstante, a las verdaderas protagonistas: Las vistas que hacen que este verano buscar una terraza al aire libre sea lo de menos, porque Somos, en sí, es lo más.