Casas reales
Ana Fernández

Lady Di, más viva que nunca

Hoy se cumplen 21 años del fallecimiento de la «princesa del pueblo» y la familia Windsor mantiene su recuerdo vivo

En todos los momentos especiales que han protagonizado sus hijos, William y Harry, siempre su memoria ha estado muy presente. Pero también entre sus nueras, Kate Middleton y Meghan Markle, quienes han hecho de su estilo algo digno de imitar.

El último acontecimiento en el que se recordó a la princesa de Gales fue durante la boda de los duques de Sussex. Ambos le hicieron varios guiños para tenerla presente, como el ramo que Meghan lució elaborado con las flores favoritas, «no me olvides», de la que hubiera sido su suegra o la canción que sonó, «Guide Me, O Thy Great Redeemer», que también se tocó en el funeral de Lady Di. «Hay días en los que, como hoy, echo de menos tenerla conmigo y poder compartir con ella las noticias felices», confesó el príncipe en una entrevista cuando dio a conocer su compromiso.

Un mes antes de que el conocido «príncipe rebelde» se casase, llegaba el tercer nieto de Diana en abril, Louis. El día que presentó Kate Middleton a su hijo ante el pueblo británico, lució un vestido rojo muy similar al que llevó Lady Di cuando hizo lo propio con Harry. Es más, también la recordó con el nacimiento del príncipe George vistiendo un vestido azul parecido al que ella lució cuando enseñó a William ante el mundo. El hermano de Diana,Charles Spencer, aseguró en una entrevista que hubiera sido una de las mejores abuelas del mundo.

Aunque la llegada de la ex actriz a la familia real británica recuerda mucho a las primeras imágenes de Lady Di en un acto oficial. Una clara alusión fue en la primera aparición de la duquesa de Sussex después de su boda cuando se cruzó de piernas, al igual que hizo la madre de su marido la primera vez que estuvo en su misma situación. Y esta semana, en la última aparición de Meghan, también la rememoró llevando un vestido esmoquin a un acto benéfico junto con su marido, un traje que recordo a los mismos que llevaba la princesa en numerosas ocasiones.

Pero sobre todo, no podemos olvidar el beso que le dio a su marido en el torneo benéfico de polo, algo que recordó al mismo que le dio Diana a Carlos en su día.

No se sabe cómo está pasando la familia Windsor este 21 aniversario de su muerte. Lo que sí se confirma es que la reina Isabel II continúa con su tradición de no interrumpir sus vacaciones en Balmoral, un hecho que en su momento fue muy criticado por los británicos.