Enredados
Pepe Bouza

Los deberes digitales de la empresa española para el nuevo curso

Solamente el 12 % de los negocios vende por internet y menos de la mitad utiliza las redes sociales.

«Todo lo que se pueda digitalizar se digitalizará. Todo lo que se pueda automatizar se automatizará. Todo lo que se pueda conectar se conectará. Todo lo que se pueda analizar se analizará». Es el mantra que el propio ecosistema cibernético se encarga de demostrar cada día a quien tenga ojos en la cara, y que la CEOE ha vuelto a recordar en su reciente Informe de Recomendaciones para la Digitalización de las Empresas. El problema es que no todos quieren verlo. Y las empresas españolas –grandes, pequeñas y micro– no parecen terminar de asumirlo pese a que en ello les va la buena marcha del negocio, cuando no su supervivencia.

Tres datos sobre el desarrollo digital de la empresa española que pueden sorprender: solo el 12 % vende sus productos o servicios por internet (20,4 % de las grandes empresas y pymes, y 4,5 % de las microempresas); menos de la mitad utiliza las redes sociales para difundir su negocio, captar nuevos clientes o interactuar con los existentes (49,6 % de grandes y pymes, y 31,2 % de las micro); y solo el 5,6 % analiza el Big Data (8,8 % de las grandes y pymes y el 2,4 % de las micro).

Así lo recoge el estudio ePyme 2017 del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ontsi.red.es), que incluye otras estadísticas igualmente sorprendentes. Por ejemplo, que un tercio de las grandes empresas y pymes carece aún de página web corporativa, situación en que se encuentra el 70 % de las microempresas. También resulta chocante el desapego por los nuevos canales de publicidad: únicamente el 23,6 % de las pymes y grandes empresas y el 9,9 % de las micro pagan por anunciarse en internet.

Frente a este panorama, el mencionado informe de la CEOE impone una amplia batería de deberes digitales a las empresas españolas para el nuevo curso. Aunque, a la luz de estas estadísticas, más bien deberían ser enviadas directamente al grupo de repetidores o, al menos, obligadas a copiar cien veces: «La digitalización no es una opción, es una necesidad; no es una finalidad, es un medio para lograr el éxito o la propia supervivencia; no consiste solo en incorporar nuevas tecnologías, es un cambio total de cultura de extremo a extremo; las disrupciones digitales implican oportunidades, aunque puedan suponer amenazas; la digitalización no afecta solo a algunos, afecta a todos y a todo».

Apple ya puede comprar Shazam

La Comisión Europea dará su apoyo incondicional a que Apple cierre la compra de Shazam, la popular aplicación británica de reconocimiento de música creada en 1999 y que cuenta con más de mil millones de usuarios. Así lo han asegurado a Reuters diversas fuentes comunitarias, pese a que la decisión oficial no se conocerá hasta el 19 de septiembre. La empresa propietaria de iPhone anunció en diciembre pasado esta operación, estimada en unos 400 millones de dólares (aunque la app estaba valorada en unos mil millones), pero la CE la bloqueó hasta estudiar si podía incurrir en prácticas monopolísticas por su clara vinculación con Apple Music. De hecho, Shazam mantiene importantes acuerdos con Spotify que, a partir de ahora, probablemente serán cancelados o no renovados.