No sin mi perro
Emer Iglesias

¡No pidas mi comida, por favor!

¿Tu perro se pone pesado cuando os sentáis a comer? Es una actitud normal en los canes que pone de los nervios a los dueños.

Los ricos olores a comida cuando cocinamos o estamos en un bar o restaurante despierta todos los instintos del perro. Su primer impulso, si es de los más tranquilos, es acercarse a pedirnos. Los que sienten un deseo irrefrenable de zamparse nuestra comida, hasta pueden saltar a la mesa en busca del manjar. Algo que de ninguna manera se puede consentir si estamos de vacaciones y optamos porque nos acompañe a tomar algo. Para eso estamos los dueños, para educarlo en su idioma y enseñarle a cómo se procede cuando hay comida por delante.

Una cosa muy importante para erradicar esta conducta es no ceder nunca y jamás darle comida de la mesa, tanto tú como todos los que vivan en tu casa o estén de vacaciones contigo. Si cinco días no le das y al sexto recibe algún bocadito de algo, él no entiende esa diferencia y pedirá comida.

Para conseguir que se calme, con un poco de paciencia, constancia y persistencia aprenderá, todos los perros pueden aprenderlo, pero ya sabes: ni un sólo día le des comida, aunque te ponga esos ojillos de no haber roto un plato y, sobre todo, no tires la toalla.

Esta norma es para todos, incluso cuando recibes visitas en casa. En cuanto lleguen se la debes indicar, de lo contrario todo tu esfuerzo apenas habrá servido.

Hay varias cosas que puedes hacer para que aprenda a no pedir. Puede comer él antes que tú o antes de salir a un bar a tomar una cerveza, para que así, por lo menos, esté saciado y no insista, aunque algunas razas como labradores siempre quieren comida.

Cuando te pongas a comer en casa, lo debes mandar a «tu sitio», que puede ser su cama o algún rincón especial que él tenga. Hazle muchas caricias cuando esté allí mientras que vosotros coméis. Si se acerca a vuestra mesa, hay que decirle «no» y guiarlo hasta su espacio, y cuando se quede allí darle algún premio pequeñito perruno, nunca de tu comida.

Si lo repites a diario tu can aprenderá que cuando llega la hora de comer él tiene que estar en su cama relajado. Es muy importante que no hagas excepciones, porque no ven diferencia. Da igual que sea una comida exquisita, una celebración o algo; si le das una vez, tendrás que empezar de nuevo todo el proceso.

Pasear seguro en bici

El final del verano es mas fresquito y se puede aprovechar para dar paseos en bici con tu perro. Para hacerlo de forma segura no lo lleves agarrado de la correa, que es peligroso. En el mercado existen artilugios asequibles que se enganchan a la bici y tu perro irá seguro sin tirarte. Este sistema lleva una correa flexible que contrarresta los posibles tirones del can.

La vena canina de los famosos

La actriz internacional Salma Hayek ha utlizado su perfil en Instagran para mostrar a sus millones de seguidores, una vez más, sus dos mascotas. Con la frase “Feliz Día del Perro”, se dirigía a sus fieles sonriente en una fotografía junto a sus dos perros. En poco más de diez minutos ya tenía más mil comentarios, sobre todo por su can blanco.