No sin mi perro
Emerre Iglesias

¡Quiero más vacaciones!

Se acaba lo bueno y el perro puede ponerse triste o irritable, rechazar quedarse solo de nuevo en casa, renunciar a volver a las rutinas diarias o, incluso, caer enfermo. los veterinarios nos dicen cÓmo ayudarle.

Tras un tiempo de horarios locos, de comer a destiempo, de disfrutar al aire libre, de juguetear con nostros, de conocer a gente y perros nuevos, de darse chapuzones fresquitos, de dormir en cualquier rincón, de viajar con la familia... para nuestro can, igual o más que para nosotros, se hace cuesta arriba reanudar las rutinas. El Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña (COVC) ha elaborado unas recomendaciones para facilitar este retorno.

1. Retomar gradualmente las rutinas. Se debe hacer de manera escalonada, pero con firmeza, atendiendo los buenos hábitos. Durante el descanso estival también se suelen dejar a un lado las rutinas de obediencia y disciplina, pero a la vuelta esta situación

debe cambiar.

2. Sistematizar la alimentación. Para ordenar la sensación de hambre que han despertado las vacaciones conviene repartir el alimento diario a la vuelta en un mayor número de porciones, pero de menor cantidad, y así disminuir la ansiedad por la comida.

3. La higiene y limpieza es uno de los factores que más influye en el comportamiento de las mascotas a la vuelta de vacaciones: baño, corte de uñas y cepillado de los dientes son tareas fundamentales

4. Lavar los juguetes, las camas, la ropa y cualquier otro elemento que nuestra mascota haya utilizado durante las vacaciones fuera de casa.

5. Volver a la actividad física habitual. Los horarios establecidos para las diferentes actividades diarias deben ser una prioridad nuevamente para evitar el estrés o la depresión. Cualquier modificación drástica en la conducta que perdure por mucho tiempo debe ser considerada una señal de alarma.

6. Observar el estado de ánimo. Lo que para las personas supone una vuelta a la rutina, para las mascotas significa pasar más horas solo. Si al volver a casa se detectan objetos rotos, orina o nos dicen que lo han oído ladrar, hay que prestarle atención.

7. Vigilar la salud, como pérdida de peso o del apetito, diarreas o vómitos, falta de atención, cambios en las heces y orina, caída del pelaje o pérdida de brillo. Ante cualquiera de estos síntomas se debe acudir a un profesional.

Evita que salga corriendo

Hay perros que tienden a salir corriendo. Ven una puerta abierta y buscan la manera de escaparse para retozar por la calle o en el jardín. También al volver de vacaciones pueden echar en falta la libertad de la que han disfrutado. Las barreras para las puertas pueden ser útiles, pero cuidado si tienes un perro grande, que las pueden saltar con facilidad.

La vena canina de los famosos

Al actor Mickey Rourke se le suele ver con su pomerania. Es un amante de los animales, y más desde que hace unos años su mascota de entonces le salvó la vida al aparecer justo cuando se iba a suicidar de un tiro en la cabeza. El actor llegó a donar 185.000 euros para abrir un albergue y recoger a los perros callejeros de Rumanía.