Profesores
P. García

CSIF plantea dar otras funciones al profesorado de Religión

Aboga por la retirada de la Orden que reduce la asignatura pero no oculta la necesidad de una «solución a largo plazo»

CSIF se suma a la petición de diálogo a la Consejería de Educación que ya han realizado otros sindicatos para negociar la reducción de la carga horaria de la asignatura de Religión y aboga por una solución laboral «a largo plazo» que pasa por «permitir a este profesorado, como ya hace el propio Ministerio de Educación, completar su jornada laboral y lectiva con otras funciones».

El presidente del sector de educación del sindicato en Andalucía, Francisco Hidalgo, resume en ocho apartados las alegaciones al Proyecto de Orden por el que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educación Primaria. En primer lugar, destaca la «nefastas consecuencias» que sufriría el colectivo en el caso de confirmarse la reducción la carga horaria a 45 minutos semanales y propone como lo más «prudente y adecuado» retirar la normativa. No hacerlo conllevaría «el despido de la mitad de la plantilla», de más de 2.000 maestros, «o la precarización de las condiciones laborales por ser más del 90% mujeres, madres de familia y mayores de 45 años, un colectivo especialmente vulnerable».

El Proyecto de Orden de Primaria, igual que el de Secundaria, responde a la sentencia del TSJA que anula el actualmente en vigor por cuestiones formales y sin entrar en el fondo de la cuestión. Hidalgo considera como mínimo «extraño» que las modificaciones introducidas afecten «exclusivamente» a la Religión «después de la macro-encuesta realizada por la consejería a los centros bajo el título ‘Repensar la Primaria’, que ha arrojado suficientes datos como para hacer un estudio en profundidad sobre esta etapa educativa». Desde CSIF denuncian que la Junta de Andalucía realiza «un gravísimo ataque a un colectivo de docentes que tienen una situación laboral bastante precaria».

Al entrar de lleno en la redacción de la norma, Hidalgo destaca que «plantear que los centros, en el ejercicio de su autonomía organizativa y pedagógica, puedan ampliar horarios de asignaturas troncales y específicas, excepto Valores y Religión, no puede entenderse más que como una decisión discriminatoria y, por tanto, de dudosa legalidad».

Desde CSIF, y ante la posibilidad de que la orden de 2015 quede anulada definitivamente, plantean mantener los 90 minutos semanales como contempla la LOE, porque en 45 minutos es imposible desarrollar el currículo de la asignatura, que no se ha modificado; porque salvo en Ceuta y Melilla (donde el profesorado sí puede realizar otras funciones), en ninguna comunidad se ha aplicado una reducción tan drástica; y porque en los países del entorno europeo tampoco se limita tanto la Religión como pretende la Junta. Seguir adelante con el plan demostraría una «falta absoluta de sensibilidad».