Pornografía
I. Naranjo

Cuatro detenidos por compartir pornografía infantil a través de internet

Agentes de la Policía Nacional han detenido en una operación desarrollada en Málaga desde principios de este mes a cuatro individuos con edades comprendidas entre los 36 y los 48 años por tener y compartir presuntamente material pornográfico infantil a través de internet.

En el marco de la operación “Sandrina” se han practicado un total de seis registros domiciliarios en los que se ha intervenido más de un centenar de soportes de almacenamiento con material pedófilo, además de varios ordenadores, una cámara de vídeo y teléfonos móviles.

Durante uno de los registros, los agentes hallaron un programa de intercambio de archivos en la red Peer to Peer Emule en funcionamiento, compartiendo archivos con contenido pedófilo, según informaron fuentes de la Policía Nacional. En uno de los domicilios registrados por la Policía Nacional, los agentes hallaron 400 vídeos conteniendo abusos sexuales explícitos a menores. Los investigadores continúan realizando un examen exhaustivo de todo el material informático intervenido en el marco de la operación.

La investigaciones se iniciaron a partir del continuo trabajo de rastreo en la Red por parte de ciberagentes y de un aviso del organismo de Estados Unidos encargado de recibir y canalizar perfiles que comparten pornografía infantil, que alertaba de una serie de direcciones IP cuyas conexiones se ubicaban en la provincia de Málaga.

A través de las mismas, y mediante el uso de programas de intercambio de archivos P2P, los agentes comprobaron que se estaban compartiendo con otros usuarios imágenes de pornografía infantil.

Una vez analizada toda la información, se trató de localizar los puntos geográficos concretos donde se encontraban los equipos informáticos desde los que se compartían los archivos de contenido ilegal. Así, pudieron averiguar que las conexiones a internet se realizaban desde seis domicilios de distintas barriadas de la capital malagueña; de igual modo, los investigadores pudieron identificar a las personas que estaban detrás de las descargas ilegales, cuatro hombres, vecinos de Málaga.