Vivienda
Ical

La burbuja de los alquileres acelera su crecimiento y duplica el del año pasado

Las rentas se encarecen un 0,4% durante los primeros seis meses del año, con Burgos y Palencia a la cabeza

La «burbuja» en torno a los alquileres de viviendas, lejos de reducirse, continúa hinchándose en Castilla y León. La subida de precios en la primera mitad del año duplica la registrada en los primeros seis meses de 2017, si bien existen diferencias marcadas en la Comunidad. Mientras Burgos y Palencia se sitúan en cabeza, se ha producido ya un estancamiento en Salamanca y Segovia.

Las zonas donde más tarde iniciaron la normalización de precios reflejan mayores subidas en los últimos meses, según explica el jefe de estudios de Idealista, Fernando Encinar, quien advierte de que los aumentos tienen como techo los salarios, de forma que si superan esta barrera, la demanda se retira hasta que bajen.

Esto, sin embargo, no impide en su opinión que algunas calles de las grandes ciudades sigan mostrando alquileres al alza porque la oferta es escasa.

De esta forma, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) consultados por Ical, los alquileres acumulan en la primera mitad de este ejercicio una subida del 0,4 por ciento, frente al 0,2 por ciento que arrastraban en el mismo periodo de 2017. Por tanto, las rentas siguen su escalada en Castilla y León, con variaciones significativas. Los mayores aumentos se registraron en las provincias de Burgos y Palencia, con incrementos del 0,6 por ciento, seguidas del 0,5 por ciento de León, y el 0,4 por ciento de Ávila.

Menores fueron los aumentos de Valladolid y Zamora, con un 0,3 por ciento, y Soria, con un 0,2 por ciento. Sin variaciones se mantuvieron los alquileres en Salamanca y Segovia, dos de las provincias con los precios más elevados de la Comunidad.

De media en España, las rentas reflejan un mayor crecimiento, puesto que se encarecieron un 0,7 por ciento, tres décimas más que en Castilla y León.

Asimismo, los aumentos de los precios de los alquileres se ven también influidos por la actualización conforme al IPC que cerró junio en el 2,3 por ciento.