Inundaciones
E. Ajuria

María José Salgueiro pone remedio a la probable crecida de ríos en Segovia y Ávila

La delegada del Gobierno de España se reúne con el presidente de la CHD para estudiar las medidas a impulsar

El refranero castellano dice que más vale prevenir que curar. Y ante la más que probable crecida de los ríos, la delegada del Gobierno de España en Castilla y León, María José Salgueiro, ya se ha puesto manos a la obra para intentar poner remedio a este problema.

La representante del Ejecutivo central mantuvo un encuentro con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Juan Ignacio Diego, para estudiar las medidas que pueden impulsar ante la previsión del incremento del caudal, sobre todo de las provincias de Segovia y de Ávila, como consecuencia de las últimas precipitaciones y la subida de temperaturas.

Los deshielos incidirán de forma significativa en los ríos Duratón y Riaza, con alto riesgo de crecida de caudal en los tramos medios y bajos de ambos, como ya está ocurriendo; también en el Eresma, desde Segovia hasta su desembocadura en el río Adaja, y en el río Cega, tramos medio y bajo, incluyendo el río Pirón, con riesgo significativo de aumento de caudales las próximas horas, si bien no debería generar riesgos importantes en este caso.

En la reunión entre María José Salgueiro y Juan Ignacio Diego también se puso de manifiesto que la mayoría de los embalses de la cuenca del Duero se encuentran entre el 85 y el 92 por ciento de su capacidad, excepto el Sistema Pisuerga, al 70 por ciento de su capacidad. Esta situación está permitiendo dar normalidad a las reservas de agua para abastecimiento de poblaciones y la previsión inicial de regadíos, según se constató también en la última reunión de la Comisión Permanente por la Sequía. Aparte de a la Delegación del Gobierno, la CHD informa puntualmente cuatro veces al día de la situación del cauce de los ríos a diferentes organismos y entidades como Protección Civil de la Junta de Castilla y León, que a su vez informa a los ayuntamientos afectados.

Por otra parte, la mejoría de los embalses del Duero, permitió a la Comisión, dar por finalizada la situación de sequía prolongada desde un punto de vista técnico. El incremento de las reservas de agua por las borrascas permitirá que la campaña de riego pueda desarrollarse con total normalidad salvo en algunos sistemas como el Pisuerga-Bajo Duero.