Violencia de género
R. Ortega

Zamora lidera una novedosa terapia con perros para ayudar a mujeres maltratadas

El proyecto trabaja en la recuperación psicológica de la víctima y previene de nuevas agresiones

Que el perro es el mejor amigo del hombre es algo conocido por todos y ejemplos de fidelidad hay para dar y tomar. Estos animales se utilizan para la búsqueda y rescate de personas desaparecidas. También sirven para la educación especial, para la lucha contra la delincuencia y para encontrar estupefacientes. En procesos de duelo acompañando a los familiares y amigos afectados y ante procesos de ansiedad. E igualmente, se usan perros como guía para las personas ciegas e incluso pueden detectar una enfermedad que amenaza la vida de un ser humano.

También se está comprobando la utilidad de algunas razas, como son el pastor alemán y el pastor belga, como soporte para ayudar a las mujeres que han sido víctimas de malos tratos, tanto en su recuperación psicológica como en materia preventiva ante posibles nuevas agresiones.

Es el caso de una experiencia piloto que lidera la Asociación Proyecto Escan en Zamora que ya se encuentra implantada con grandes resultados en la Región de Murcia, y que pretende extenderse poco a poco al resto de nuestra Comunidad. Se trata de una terapia con perros adiestrados en la que se trabaja en la recuperación en todos los niveles de la mujer maltratada, incluidos los laborales. «Empoderamos a las víctimas a través del perro, con el objetivo de que puedan volver pronto a su vida habitual dentro de sus especiales circunstancias», señalan los responsables del Proyecto Escan, desde donde se muestran convencidos de que con los perros la recuperación es mucho más efectiva.

Durante esta terapia se trabaja férreamente en el adiestramiento del animal para conseguir un vínculo afectivo entre el perro y la víctima de malos tratos, tanto a nivel de obediencia como de protección, en caso de que el agresor intente hacer daño nuevamente a la mujer.

Pantalla de protección

«Enseñamos a los animales a ladrar y colocarse para que pueda atacar al agresor si hiciera falta. Son como una pantalla de protección que previenen de una agresión ya que nuestros perros llevan bozal», explican desde la Asociación.

Este ambicioso y necesario programa, que cuenta con el apoyo de la Diputación Provincial de Zamora que preside Mayte Martín Pozo así como de la Obra Social de La Caixa, que aporta 3.000 euros, cuenta con un equipo multidisciplinar, muy comprometido con la soledad y el aislamiento social que padece la mujer que ha sufrido malos tratos por parte de su pareja o expareja.