Meteorología
C.R. -

La ola de calor causa estragos y se salda con tres muertos el fin de semana

A la víctima fallecida el viernes en la capital catalana se sumaron ayer dos más en Tarragona. Los tres fueron encontrados inconscientes y sin documentación, y todo apunta a que eran personas sintecho

La fuerte ola de calor que golpea Cataluña con dureza y que ha dejado temperaturas mínimas históricas de 30 grados se salda de momento con un balance trágico: tres personas, dos en Tarragona y una en Barcelona, han muerto desde el viernes, el pero dato de las últimas décadas.

Ayer se confirmaron dos muertes más por las elevadas temperaturas: las dos fallecieron este fin de semana en la UCI de Joan XXIII, según avanzó el «Diari de Tarragona». La primera víctima fue hallada el jueves en Constantí, cerca del monumento romano de Centcelles, declarado patrimonio Mundial, y murió dos días después en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Joan XXIII.

El sábado ingresó en ese mismo centro un hombre de unos 60 años en estado crítico, afectado también por un golpe de calor, y que falleció esa misma tarde. La víctima fue encontrada en el barrio de Campclar de la ciudad. Los dos hombres iban indocumentados, por lo que los Mossos d’Esquadra se han hecho cargo de las investigaciones para identificarles. Los primeros datos obtenidos hacen suponer que ambos eran personas sintecho.

La Dirección General de Protección Civil de la Generalitat mantiene la alerta del plan Procicat por la ola de calor que afecta a toda Cataluña, excepto al Pirineo, con la previsión de que el episodio se alargue hasta mañana.

Estas dos nuevas víctimas se suman al hombre que falleció el viernes en Barcelona tras sufrir un severo golpe de calor. El hombre, que iba indocumentado, fue encontrado en la calle Berlín de la capital catalana y fue trasladado en estado crítico al Hospital Clínic de Barcelona.

La capital catalana ha registrado estos días las temperaturas mínimas más altas de las últimas décadas. Por ejemplo, la noche del sábado la estación meteorológica del Raval de Barcelona volvió a batir un récord de temperatura mínima, un registro que ahora se ha situado en 29,8 grados.

Saliendo de Barcelona, la temperatura mínima más alta registrada en Cataluña ha sido la de Roses, donde el termómetro no bajó de los 32,1 grados hace dos noches. La tramuntana recalentada también provocó que la mínima se quedara en 30,2ºC en Espolla y de 30,3ºC en Portbou. En el Baix Empordà, el observatorio de l’Estartit midió una mínima de 29,2ºC, la noche más cálida desde 1969.