Conflictos laborales
David J. Fernández

Los trabajadores del Metro convocan paros parciales durante la Mercè

El objetivo de la movilización es denunciar los «incumplimientos reiterados» por parte de TMB

Las fiestas de la Mercè cogen el relevo del Mobile World Congress como escenario de las protestas de los trabajadores del Metro. Así, ayer anunciaron la convocatoria de una huelga coincidiendo con la festividad de la capital catalana, entre los días 21 y 24 de septiembre. No obstante, la afectación no será tan severa como en otras ocasiones ya que los paros serán parciales, el servicio de metro se detendrá dos horas por la mañana, dos por la tarde y dos por la noche.

El acuerdo de convocatoria se tomó después de una reunión, ayer mismo, de los representantes sindicales de los trabajadores y después de que, el viernes pasado, una asamblea votara a favor. De una plantilla de 3.500 personas, en cualquier caso, sólo participaron poco más de 100 personas. El objetivo de la movilización es denunciar los «incumplimientos reiterados del convenio por parte de la dirección» de TMB. El comité de empresa asegura que no les respetan los horarios de los trabajadores o los permisos para reducción horaria o lactancia materna.

Se prevé que a finales de esta semana, o a principios de la siguiente, la Generalitat convoque a mediación entre las partes y, una vez terminado el proceso de negociación, el 20 de septiembre se decidirá en asamblea si el paro se mantiene o no. Si sale adelante, será Trabajo quien decretará los servicios mínimos, teniendo en cuenta que durante las fiestas se ofrece servicio ininterrumpidamente. El reducido número de trabajadores que votó a favor de la huelga ha hecho que el sindicato mayoritario en el metro, la CGT, denunciase en un comunicado que llevar a cabo una huelga durante la Mercè en estas condiciones «es un despropósito». Considera que es una «huelga mediática» y un farol. Además, fuentes del sindicato señalan que todo ello responde a intereses de algunos trabajadores y no de toda la plantilla.

El comité del Metro y la dirección de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) rubricaron hace poco más de un año, en julio de 2017, un acuerdo sobre el contenido del convenio colectivo para al período 2016-2019. El texto aseguraba «la estabilidad laboral y organizativa» para los próximos años, así como «unas condiciones laborales de calidad para la plantilla, con una mejora de las condiciones económicas y sociales», según aseguró TMB en aquel momento. El convenio, que afecta a 3.500 trabajadores, preveía la recuperación de 46 puestos de trabajado y que 372 contratos parciales pasarán a jornada completa.