Política
R. Peiró

La gestión de Ribó en barrio de El Cabanyal: «Un cuatro bajito» enuncian su inacción

El movimiento vecinal pide celeridad al Ayuntamiento en la regeneración de la zona y critican que aún no se haya hecho nada para resolver los problemas de convivencia

Un año después de que el alcalde de Valencia, Joan Ribó y el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, visitaran el barrio de El Cabanyal como muestra del apoyo de la nueva Administración, las quejas vecinales persisten. «Sobre el papel algunas cosas han cambiado, pero en realidad no ha mejorado la situación. El barrio no ha prosperado», denunciaba ayer el portavoz de la plataforma Salvem El Cabanyal, Faustino Villora, durante una visita a la conocida como «zona cero» de los poblados marítimos.

«El barrio se dejó degradar; pusimos toda la ilusión en que las cosas cambiaran, pero vemos que seguimos estando igual, y los vecinos siguen teniendo problemas de convivencia. El Ayuntamiento tiene que acelerar los trámites pendientes y poner dinero», añadía la presidenta de la Federación de Vecinos de Valencia, María José Broseta, quien pondría de nota «un cuatro bajito» a la actuación del Gobierno de Joan Ribó en este barrio.

«Queda mucho por hacer»

«A nadie le gusta que le exijan cosas, pero nos gustaría que (el Consistorio capitalino) las recibiera con una mayor complicidad (...) Las cosas se anuncian muchas veces, lo que quiere decir que no se hacen. Y eso cala en la moral y la confianza que tiene la gente», añadía Villora.

«Progresamos, pero se necesita mejorar mucho. En lo social queda mucho por hacer», matizó al respecto la presidenta de la asociación de Vecinos del Cabanyal, Pepa Dasí.

Policías de ida y vuelta

En cuanto a la instalación del retén de la Policía Local Dasí dijo que «no ha ayudado mucho a disuadir porque no tiene horario fijo y suele estar cerrado por falta de personal, aunque es verdad que cuando llamas vienen y responden, pero hace falta mayor presencia policial en las calles».

Por su parte, Faustino Villora comentó que mientras el problema de las chatarrerías se ha atenuado bastante, el del tráfico de drogas sigue bastante extendido, especialmente en la calle Pescadores y en las adyacentes.

A la espera del plan de rehabilitación

De las 400 viviendas que tiene en propiedad el Ayuntamiento de Valencia, unas 60 están ocupadas ilegalmente, la mayoría en los bloques de portuarios, donde el Ayuntamiento a través de la empresa pública Aumsa realiza un estudio de viabilidad de su rehabilitación. El gerente de la Sociedad Cabanyal-Canyamelar, Vicente Gallart, aseguró que todos los proyectos de urbanización en el barrio están en redacción y en fase de licitar.