Economía
A. Martí

Los contratistas dudan que Fomento tenga presupuesto para mantener la AP-7

El déficit en mantenimiento suma 140 millones y en el último trimestre no hubo ni un euro para carreteras

Que la AP-7 quede libre de peaje no saldrá gratis a los valencianos. Así lo viene diciendo la Cámara de Contratistas de la Comunitat desde hace meses e insiste en los graves problemas que puede suponer que el Estado asuma la gestión de estos 375 kilómetros de autopista. Se preguntan de dónde sacará el Ministerio de Fomento el dinero para garantizar la conservación de una vía que aumentará considerablemente el tráfico tras suprimir el peaje, especialmente de los vehículos pesados.

Déficit en mantenimiento

Este organismo se apoya en el informe emitido por la Asociación Española de la Carretera para ratificar el grave déficit que la Comunitat Valenciana padece en mantenimiento de sus vías en general y en las de titularidad estatal en particular. Aseguran que haría falta un plan de choque de al menos 135 millones para que las carreteras alcanzaran el estándar adecuado de conservación.

El citado documento advierte de que uno de cada 13 kilómetros de la red de carreteras presenta deterioros relevantes en más de la mitad del pavimento y que urge renovar, en el conjunto de España, 370.000 señales de tráfico que han perdido su pintura reflectante. También se detectan deficiencias en barreras y balizas.

Pese a la situación descrita la inversión por parte de Fomento es muy baja. En el segundo trimestre de este año no ha habido ni un euro de licitación para carreteras, un hecho que Miñés califica de «insólito».

Además, las cifras del conjunto del semestre tampoco son mucho mejores. De enero a marzo se licitaron 31 millones destinados a la conservación de carreteras en programas que tienen un periodo de duración de dos a tres años.

Peajes blandos y más conexiones

La Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana pide al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que estudie otras alternativas antes de dar por concluida la concesión de la AP-7. Insisten en que existe tecnología suficiente como para, por ejemplo, reducir el peaje de los usuarios habituales. Además, proponen que la concesionaria se encargue de ejecutar los accesos para facilitar la conexión de esta autopista con más poblaciones.