Violencia de género
M. S.

Un hombre de 57 años mata a su pareja, de 60, y se entrega

El primer asesinato machista del año en la Comunitat deja conmocionados a los vecinos de Orihuela. No había denuncias previas por maltrato

Un hombre de 57 años fue detenido ayer después de asegurar en una llamada al 112 que acababa de matar a su pareja sentimental de 60, por estrangulamiento, en una vivienda en una partida rural del término de Orihuela (Alicante).

Fuentes conocedoras del caso informaron de que no había denuncias previas de la fallecida contra el hombre, y que tampoco se habían detectado episodios de violencia en el ámbito doméstico. Se trata del primer asesinato machista en la Comunitat Valenciana en lo que va de año, aunque en España son ya 28 las mujeres asesinadas en 2018 y 952 desde que hay datos oficiales, en 2003.

El suceso se produjo en torno a las 7.45 horas cuando el presunto homicida, de nacionalidad búlgara, telefoneó al «112» para confesar que había acabado con la vida de su mujer, Ivanka, en una vivienda unifamiliar de dos alturas situada en la vereda de la Buena Vida, en la pedanía oriolana de Desamparados.

La fallecida, también búlgara, presentaba signos de estrangulamiento. No pudo ser reanimada y solo se pudo confirmar su muerte cuando llegaron los agentes de la Policía Nacional y los médicos de una ambulancia.

La brigada de la policía judicial y científica de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Orihuela se ha hecho cargo de la investigación, al tiempo que el cadáver de la víctima fue levantado a las 10.40 horas por el juzgado de guardia.

Acusado de un presunto delito de homicidio, el arrestado pasará a disposición judicial en un plazo máximo de 72 horas dentro de un caso que llevará el juzgado especializado de la violencia sobre la mujer de oriolano.

Los vecinos de la pareja aseguraron a Efe que no habían escuchado antes discusiones entre ambos, que residían desde hacía cinco años en esa casa aunque vivían juntos desde hacía unos 20. «Ni peleas ni discusiones», habían oído previamente, por lo que se encontraban «en shock».