Sanidad
Belén V. Conquero

40 millones para el Marañón y La Paz, a la espera de diseño

Antes de final de año se iniciarán los trabajos del nuevo Gregorio Marañón, mientras el centro del norte de la capital aguarda a que se licite la obra.

«Queremos lograr unas infraestructuras más vanguardistas y humanizadas que se adapten perfectamente al futuro de la innovación sanitaria», afirmó ayer el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, durante la presentación del nuevo proyecto del Hospital Gregorio Marañón. Van a reformar los dos principales pabellones del centro sanitario, el nuevo bloque quirúrgico y el Instituto Oncológico, para lo que se destinará una inversión de 40 millones de euros. Todo ello se ejecutará en 22 meses y, como ha podido saber LA RAZÓN, se va a tramitar por vía de urgencia para que las obras se inicien antes de finalizar el año.

Esta celeridad es la que le falta al proyecto de renovación que presentó su predecesora, Cristina Cifuentes, el pasado mes de marzo con un presupuesto estimado de 360 millones. «Estamos invirtiendo en el futuro», afirmó entonces la ex presidenta. Sin embargo, más de cinco meses después, el proyecto aún está sin licitar.

El concurso para redactar el Plan de reforma del complejo hospitalario La Paz quedó desierto hace un par de meses al presentarse únicamente una empresa que fue excluida por no cumplir con la puntuación mínima exigida en el Pliego de Prescripciones Técnicas publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) el pasado 8 de marzo. Según explicó Cifuentes en la presentación del proyecto, la idea era poder adjudicar los trabajos en enero de 2019 y comenzar desde ese mismo momento, de manera que las cuatro fases de las que constará la obra estuvieran acabadas gradualmente. Sin embargo, cinco meses después, aún no hay resolución.

El pasado mes de junio, la Comunidad sacó un nuevo pliego de condiciones porque, como afirmó el propio Garrido a este diario durante una entrevista, «fuimos demasiado exigentes» en la primera convocatoria. Así, el Ejecutivo incrementó un 20% la licitación del concurso para redactar el Plan, hacerlo «atractivo» y evitar así que vuelva a quedar desierto. Eso sí, el proyecto para la zona de hostelería ha vuelto a quedar desierto.

A esta nueva ronda sí que se han presentado empresas y, como ha podido saber este diario, tres de ellas fueron admitidas, aunque una de ellas finalmente fue excluida, por lo que la decisión final se tomará entre dos estudios de arquitectura. LA RAZÓN se ha puesto en contacto con uno de ellos y asegura que preveían que para el pasado 27 de agosto la adjudicación se hubiera realizado. Pero no ha sido así, por lo que aún no se ha planteado ni tan siquiera el diseño del proyecto que estiman que puede crear 2.500 nuevos puestos de trabajo. Y es que, hasta que no gane uno de ellos, no se pondrán a dibujar cómo podría ser esa nueva Paz. Sin embargo, Garrido insistió ayer en que el plan se aprobará en los próximos días, lo que supondrá el «pistoletazo de salida» del proyecto.

Como indicó Cifuentes durante su presentación, se prevé que este centro aumente un 25% su espacio actual, en concreto 47.356 metros cuadrados más, al pasar de 190.842 a 238.198 metros cuadrados, de los cuales serán de nueva construcción 205.538 y otros 32.660 serán reformados. También se crearán 10.250 metros cuadrados de áreas verdes, además de nuevas vías.

El estudio previo de viabilidad técnica planteaba una reforma en cuatro fases que, de facto, constituirían cuatro hospitales creados consecutivamente. Durante todo el periodo de construcción, La Paz no reducirá su actividad asistencial, aseveraron durante la presentación.

La primera estaba previsto que se iniciará tras la adjudicación de las obras en enero y contempla la demolición del Edificio Norte, Docencia, grupos electrógenos, Aparcamiento y Recursos Humanos (29.508 metros cuadrados) para construir el nuevo Hospital General y un aparcamiento para trabajadores (109.967 metros cuadrados).

La segunda fase contemplaba la demolición del Hospital General (68.680 metros cuadrados) para construir en ese espacio las áreas de servicios ambulatorios, hospitales de día, rehabilitación y diálisis (59.428 metros cuadrados). Para la tercera se demolerán el área de urgencias generales y el Hospital de Traumatología (21.884 metros cuadrados) y se levantarán los nuevos edificios de Hospital Materno-Infantil y área de soporte asistencial (38.278 metros cuadrados). En la cuarta y última se derribará una zona del antiguo Hospital Materno-Infantil y se reformarán otros espacios como la torre de Maternidad, que se mantendrá (24.267 metros cuadrados), y una zona de servicios. Todo ello se estimaba que estaría listo en 2029, pero con los retrasos de las licitaciones es probable que se retrase.

Por su parte, las remodelaciones del Gregorio Marañón no cuentan con estos problemas de retrasos porque el diseño ya está hecho y sólo hay que ejecutar las obras.

En la presentación de ayer explicaron que el actual edificio alberga servicios de diferentes especialidades que se reordenarán centrando su atención en el paciente oncológico. Con las mejoras, se implantarán núcleos de circulación que faciliten el tránsito de pacientes y profesionales; se crearán más espacios con luz natural y habitaciones individuales; se rectificarán las rampas de accesibilidad y se promoverán medidas de eficiencia energética. En total, serán más de 15.000 metros cuadrados destinados al paciente oncológico, de los que casi 2.000 corresponden a la ampliación.