Presupuestos autonómicos
R. Ruiz

Ayudas a 35.000 familias medias para el cuidado de niños

Se podrán deducir hasta 400 euros por hijo hasta los tres años si contratan un cuidador 40 horas al mes y no cobran más de 30.000 euros.

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid dio ayer el visto bueno a las reformas fiscales que propuso Cifuentes en marzo pasado convertidas ya en proyecto de ley listas para tramitar en la Cámara madrileña. Las medidas han sido implementadas con otras de marcado carácter social que ya anunció el recién estrenado presidente madrileño, Ángel Garrido, durante su discurso de investidura y que ayer fueron cuantificadas y concretadas. En suma, «supondrá un ahorro de 135 millones a los madrileños», según especificó Garrido y «beneficiará a las rentas más bajas y a las familias» después de que la región pase a convertirse en la comunidad con el tipo mínimo más bajo tras reducirlo medio punto hasta el 9%.

Entre las más novedosas figuran la puesta en marcha de una nueva deducción en el impuesto de la renta para ayudar a las familias a sufragar los gastos de Seguridad Social cuando tengan que contratar un cuidador para sus hijos hasta los tres años. Así, las familias podrán deducirse un 20%de la cotización del cuidador, lo que supondría hasta 400 euros por familia, si el menor no ha ido a una escuela infantil financiada con fondos públicos, una deducción se eleva al 30% en el caso de las familias numerosas con un límite de 500 euros anuales.

El presidente madrileño, Ángel Garrido, ayer estimó en 35.000 el número de beneficiarios de una medida que no se encontraba en el programa electoral y que se calcula que tiene un impacto de 10 millones.

Varias son las condiciones que hay que reunir para poder beneficiarse de esta medida: el titular del hogar debe haberse dado de alta como empleador y cotizar por el cuidador al menos 40 horas mensuales; los progenitores deben haber trabajado al menos 183 días durante el año en el que se aplica la deducción y tendrán un límite de renta de 30.000 euros per cápita.

La medida, al igual que otras que impliquen beneficios fiscales, se aplicará con carácter rectroactivo desde el 1 de enero de 2018, de tal manera que las ventajas podrán aplicarse ya en la próxima declaración de la renta.

Acoger a una persona con discapacidad también tiene beneficios fiscales con la reforma que prevé el Ejecutivo regional. De esta manera, se ha incrementado de 900 a 1.500 euros la deducción por acogimiento no remunerado de mayores de 65 años cuando no haya parentesco o la persona tiene algún tipo de discapacidad.

El proyecto de Ley de Medidas Fiscales de la Comunidad de Madrid, recoge, además, nuevas bonificaciones en sucesiones y donaciones que se extiende hasta los hermanos, tíos y sobrinos tanto «inter vivos» como «mortis». En este caso, los beneficiarios potenciales podrían ser 10.900 declarantes y el impacto estimado de la medida será de 32,5 millones. Así, la bonificación será del 15% para los hermanos y del 10% para los tíos y sobrinos, pero sólo cuando sea solo el propio sujeto pasivo el que la solicite o aplique al presentar su declaración de la renta.

Ahora bien, ¿qué posibilidades tienen de salir adelante las medidas fiscales cuando se tramiten en la Asamblea de Madrid?

El presidente madrileño ayer se mostró convencido de que éstas y otras medidas fiscales, que conforman uno de los «proyectos estrella» de la legislatura, puedan aprobarse porque contarán con el visto bueno de Ciudadanos. «Las medidas son asumibles y estoy convencido de que apoyarán el 100% de las propuestas», dijo Garrido confiado. Ahora bien, el portavoz de la formación naranja, Ignacio Aguado, que presentó una reforma hace unas semanas con algunas propuestas similares a las del PP, quiere que ambas iniciativas «se consensúen». «Siempre vamos a estar de acuerdo con que hay que aliviar la presión fiscal de los madrileños y garantizar que tengan más dinero en el bolsillo. Si el Gobierno tiene a bien llegar a un acuerdo para bajar impuestos nos tendrá de su lado».

A quien no tiene a su lado es al PSOE. Su portavoz, Ángel Gabilondo, duda entre presentar enmiendas parciales o enmendar a la totalidad el proyector de ley con un texto alternativo porque al considerar que las medidas «tienen que ver con las próximas elecciones». Mientras, Podemos vaticina una pelea entre PP y Ciudadanos por demostrar quién baja más los impuestos de los dos «a costa de incrementar la deuda».