Desahucio
Belén V. Conquero

Carmena no encuentra al dueño de «La Quimera»

Así justifica, en una carta remitida a los vecinos de Lavapiés, la falta de acción en el edificio okupado.

«La Unidad Integral del Distrito Centro Sur (de la Policía Municipal) ha realizado diferentes gestiones para localizar a su propiedad con el fin de que ésta inicie los trámites legales y dar una solución a la ocupación; hasta el día de hoy el resultado de esta gestión ha sido negativo». Esta es una de las frases que aparece en la misiva que Jesús Sanz, jefe de la Unidad de Calidad y Evaluación de la Policía Municipal del Ayuntamiento de Madrid, remitió el lunes a los vecinos de Lavapiés, tras las demandas de éstos de que «La Quimera», un edificio okupado en la plaza Nelson Mandela.

Los vecinos aseguran que saben quién es el dueño, «sólo hay que pedir la nota simple en el registro de la propiedad», afirman desde la Plataforma Barrio Lavapiés que es a quien ha remitido la carta el Ayuntamiento. Ellos denuncian que la situación es cada vez peor, ya que cuando hay algún tipo de disturbio en el barrio «siempre se ve implicada esta casa okupa», aseveran. Es más, el pasado marzo, tras los inicidentes en el barrio por la muerte de un mantero, a las puertas de «La Quimera» se produjeron diferentes disturbios. Quemaron parte del mobiliario urbano de la plaza y una estación de Bicimad.

Algunos de los miembros de la Plataforma barajan solicitar un informe a los Bomberos por la posible situación de derrumbe que vive el edificio. Así conseguirían desokuparlo.

Otro de los motivos de la carta enviada por Sanz es la denuncia del colectivo vecinal de la falta de unidades policiales. «Hay una alta presencia policial», dicen desde el Ayuntamiento. Los sindicatos no están de acuerdo. «Nosotros desplegamos una unidad, pero en cuanto se monta un operativo especial, como ocurrió durante las celebraciones del Orgullo o del Mad Cool se desmonta para reforzar estos eventos», asevera José Francisco Horcajo, de CSIT-UP. Y es justamente esta falta de continuidad la que denuncian los vecinos. «Si hubiera unidades destinadas en exclusiva a controlar el problema de las drogas, no tendríamos tantos narcopisos, ni drogadictos pinchándose en plena calle», denuncia la Plataforma.