Sucesos
Belén V. Conquero

Intenta robar, toma una rehén, se autolesiona y la Policía le dispara

Un hombre murió ayer tras atrincherarse en Torres de la Alameda, clavarse su navaja y recibir un tiro.

Un hombre de unos 35 años falleció ayer como consecuencia de las heridas que sufrió en un enfrentamiento con la Policía cuando intentaba cometer un robo con violencia en un establecimiento la localidad madrileña de Torres de la Alameda, según aseguró la Guardia Civil.

Como ha podido saber LA RAZÓN, el treintañero, conocido entre los vecinos por sus actitudes poco cívicas, acudió con un arma blanca pasadas las 13 horas a una tienda de alimentación regentada por una familia de origen chino en el centro de la localidad madrileña, con la intención de robar. Al oír la llegada de la Policía Local el maleante se puso nervioso y tomó a una de las chicas del establecimiento como rehén. Fue entonces cuando el Summa recibió la primera llamada de un vecino.

Otro joven que estaba cerca en ese momento no lo dudó y cogió un extintor con el que golpeó al agresor y consiguió que soltara a la joven. En ese momento, al verse acorralado, el joven salió corriendo y protagonizó una persecución por el centro del pueblo. Como ha podido saber este diario, al llegar a un pequeño parque que hay antes de entrar en el cementerio, el delincuente se atrincheró y comenzó a autolesionarse, a propinarse navajazos por todo el cuerpo. Algunos de los testigos afirman que intentaba suicidarse. No obstante, ante la agresividad que mostraba y que no permitía que la Policía se acercara, decidieron reducirle con un disparo en la pierna.

Aunque desde el Summa no saben el número exacto de puñaladas que se dio, «al llegar el equipo, ya estaba tirado en el suelo, en parada cardiorrespiratoria», explican.

Tras una hora de reanimación cardiopulmonar, consiguieron sacarle y fue trasladado en estado crítico al Hospital Universitario de Torrejón, donde falleció poco después. Según los servicios de emergencias, la herida en la pierna no presentaba «riesgo vital», pero sí que el motivo de su defunción fue la gran cantidad de sangre que había perdido con los numerosos cortes que se había autoinfligido. Es la Guardia Civil la que se ha hecho cargo de la investigación del suceso y, al cierre de esta edición, aún analizaban el lugar de los hechos.