Arquitectura
Nuria Platón

Un «Paseo Foster» desde la Torre Cepsa al Prado

El edificio AXIS ganará una planta y estará dedicado a comercio y oficinas

En apenas un año, la plaza de Colón número 1 será un nuevo hito arquitectónico emblema de la ciudad de Madrid. El prestigioso arquitecto Norman Foster será el encargado de remodelar la antigua sede del Barclays Bank en la esquina entre la calle Génova y el Paseo de Recoletos. El inmueble, que ha denominado «Axis», ganará una planta y se caracterizará por una original fachada configurada con una estructura en «diagrid», que es un patrón simétrico de vigas que se entrecruzan diagonalmente, y que, además, permitirá el paso de la luz puesto que estará conformada por una malla transparente que proporciona control solar y minimiza el consumo de energía.

Se trata del tercer proyecto de Foster en la capital, puesto que es el autor de la Torre Cepsa en el complejo de rascacielos del Paseo de la Castellana y su estudio, Foster + Parners ganó el concurso junto al arquitecto Carlos Rubio para la ampliación del Museo del Prado, cuyas obras previsiblemente comenzarán el próximo año. Para el coordinador de la Alcaldía, Luis Cueto, la remodelación del edificio del Barclays Bank, supondrá la creación de un «paseo Foster», que se complementa con la cercana sede de la Fundación Foster en la calle Montesquinza, abierta hace un año y que sitúa Madrid, «en la vanguardia del debate del urbanismo mundial». De hecho, el nombre escogido para el edificio de la plaza de Colón número 1, «Axis», significa «eje» en griego. Al respecto, el arquitecto apuntó que «aunque el Prado sea algo futuro, ambos proyectos tienen algo en común, y es que están en conexión con un espacio público, ambos rompen las barreras que separan lo público de lo privado y se abren a la ciudad».

Una vez remodelado, en unas obras que durarán previsiblemente un año y en las que la inmobiliaria CBRE, propietaria del inmueble, invertirá más de 10 millones de euros, el edificio «Axis» tendrá una planta más, zona comercial y oficinas. En concreto, la planta baja y el primer piso se destinarán a un área comercial, con entrada por el Paseo de la Castellana, que contará con una gran visibilidad desde el exterior del edificio gracias a las grandes fachadas transparentes que permiten ver el interior desde el exterior.

Fachada transparente

La segunda y tercera planta se dedicarán a oficinas, que tendrán a su disposición la terraza acristalada del último piso. Estas plantas se han configurado de forma simétrica para que entre luz natural por las cuatro fachadas y que permite crear espacios de trabajo flexibles y adaptables. La unión de todo el conjunto se realizará a través de un atrio central que permitirá la visibilidad completa de todas las plantas desde el nivel de la planta baja, proporcionará luz natural indirecta a las oficinas y a las áreas comerciales y garantizará unas condiciones ambientales uniformes en toda la plataforma.

«Llega un punto en la vida de cualquier edificio, que necesita ser renovado», explicó Foster. Así, en su proyecto se «establece una nueva visión de la estructura existente de los años 70, volviendo a su esencia y creando un edificio flexible, preparado para el futuro y duradero», detalló. Junto a esto, también ha sido un objetivo al diseñar el «Axis» utilizar medios modernos de renovación para llevarlo a su esencia original, así como «hacerlo destacar para que los peatones paseen por la zona y que dé una buena imagen al barrio». Cuestionado en este sentido por el proceso de peatonalización de la ciudad y pese a las reticencias de sus acompañantes en el estrado, el prestigioso arquitecto consideró que «es fantástico».