Agencia Espacial Europea
J. S.

Una «Viking II» en la biblioteca

43 años del lanzamiento de la sonda a Marte.

Marte, el planeta rojo, que puede ser observado a simple vista desde la tierra, ejerce y ha ejercido siempre una gran atracción. Debe su nombre al dios de la guerra de la mitología romana y las últimas investigaciones, que han confirmado la existencia de agua helada bajo su rocosa superficie, evalúan la posibilidad de que en un pasado lejano haya albergado vida y aún pueda hacerlo. Tanto es así, que ya se han planteado proyectos en vías de hacer habitable el planeta, y no sólo en la ciencia ficción.

Así, el próximo 9 de septiembre se cumplen 43 años desde el lanzamiento de la sonda Viking II, que formaba parte del primer programa espacial de la NASA que consiguió aterrizar con éxito en el planeta Marte. Este proyecto contó con dos sondas en sendas misiones no tripuladas, conocidas como Viking Orbiter I y Viking Orbiter II. Tras orbitar el planeta, la sección de exploración de la Viking II (Viking Lander II) se posó suavemente en la roja tierra del planeta el 3 de septiembre del año siguiente, y estuvo enviando información sobre la superficie marciana hasta que un 25 de julio dejó de funcionar por agotamiento de las baterías. El módulo «lander», Viking I, aterrizó unos meses antes, el 20 de julio, y estuvo operativa hasta el 7 de agosto de 1980.

El trabajo en «tierra» de las Viking, una vez desplegado el instrumental científico, consistió en estudios atmosféricos, observaciones del medio marciano y la meteorología en la superficie, así como análisis de la composición del suelo y la búsqueda de materia orgánica y de signos de vida.

Con motivo de este aniversario, la Biblioteca Nacional de España ha prolongado la exposición «Cosmos», que cuenta con una reproducción de la Viking II, hasta el 23 de septiembre. Esta muestra, dividida en cuatro temáticas diferentes, «universo», «tierra», «vida» y «tecnología», ofrece una visión general acerca «de todo lo que es o lo que fue o lo que será alguna vez» en palabras del famosos astrofísco y divulgador Carl Sagan. La exposición, con una visión sobre el contenido del Universo y los sistemas científicos elaborados a lo largo de la historia para conocerlo y comprenderlo, reúne algo más de doscientas piezas. Entre éstas figuran las obras más destacadas de la historia de la ciencia, en su mayoría primeras ediciones de Euclides, Arquímides, Ptolomeo, Copérnico, Vesalio, Kepler, Galileo, Newton, Lyell, Darwin...

De todas las obras expuestas, caben destacar los Cuadernos de Leonardo, los cuadros del Museo del Prado, el gran tapiz «Hércules sostiene la esfera terrestre», la fenomenal maqueta del Telescopio Herschel que el rey Carlos III encargó para el Real Observatorio Astronómico de Madrid, dos esferas armilares, una geocéntrica y otra heliocéntrica, las maquetas de barcos del Museo Naval, un modelo de gran tamaño de la máquina de vapor conocida como «Lady Pamela», una serie de magníficos mapas antiguos o los ejemplares botánicos y zoológicos del Jardín Botánico y el Museo de Ciencias Naturales.

«Cosmos», instalada en la sede de la Biblioteca Nacional, del Paseo de Recoletos, 20-22, se puede visitar de martes a sábado, de 10:00 a 20:00, y los domingos y festivos de 10:00 a 14:00. La entrada es libre y gratuita, siendo el último pase media hora antes del cierre.