Educación
Carmen Morodo

Ofensiva del PP a favor de la concertada

Casado ha convocado este jueves a sindicatos, profesores y padres para luchar por la «libertad de las familias y la educación concertada» y contra el modelo del PSOE

No sólo de Cataluña vive la política en el arranque del nuevo curso político. La nueva dirección del PP ha decidido incluir también como uno de los temas principales de su agenda la educación concertada y la oposición a la reforma de la Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa (Lomce), que anunció antes del verano el Ministerio de Educación. La batalla será política, parlamentaria y social, ya que el presidente del PP, Pablo Casado, ha convocado este jueves a profesores, sindicatos y padres para ponerse al frente de la movilización en defensa de «la libertad de las familias y de la educación concertada».

Por delante se anticipa de nuevo un escenario de confrontación entre el modelo de la izquierda y el modelo educativo del centro-derecha, después de que el Gobierno anunciara una amplia reforma de la Lomce fuera del pacto educativo y que, entre otros cambios, pone en cuestión el futuro de la educación concertada. La ministra del ramo, Isabel Celáa, planea, entre otras medidas, eliminar el principio de demanda social que introdujo la Lomce.

Génova está contactando con representantes de las familias (Concapa), las patronales y los sindicatos de profesores de la concertada para concretar esta reunión del jueves, que es sólo el punto inicial de todo un calendario de acciones políticas y de movilización social contra los planes del Gobierno.

Dicen que son «un ataque a la libertad de las familias» en la educación de sus hijos. La tramitación de esta reforma «urgente» educativa anticipa un otoño caliente, en el que de nuevo el modelo de educación será también arma arrojadiza para la movilización ideológica dentro de una estrategia del Gobierno más global y que tiene como seña de identidad primar aquellas políticas que le pueden servir para rescatar el voto de izquierdas perdido en su batalla con Podemos.

No a la reforma de la Lomce

El Grupo Popular presentará una iniciativa en el Congreso que incluirá el rechazo frontal a la reforma del artículo 109.2 de la Lomce, que pretende excluir la demanda de las familias como factor a valorar a la hora de conceder plazas concertadas. En esta iniciativa se exige al Gobierno que amplíe las libertades educativas con la revisión del módulo del concierto para que el coste de la plaza concertada se ajuste a la realidad.

La propuesta también defenderá la exigencia de los centros de educación especial y de educación diferencial como derecho a la libertad que tienen las familias para elegir el modelo educativo que quieren para sus hijos. Los populares rechazan eliminar, asimismo, la zonificación, otro de los puntos de conflicto de la ley.

La nueva dirección del PP ha visto en este debate educativo el campo para otra batalla en la que reivindicar su coherencia con los principios y planteamientos más ortodoxos de la doctrina del partido.

Desde que el Congreso del PP de julio oficializó el relevo en Génova, el nuevo equipo ha acuñado como mantra el lema de que su prioridad debe ser defender aquello «en lo que creen sin matices ni miedos demoscópicos».

Aunque no lo verbalicen expresamente, en su análisis sentencian que uno de los fallos de la etapa anterior fue la debilidad de la acción política y la renuncia a la ideología por un mal calculado pragmatismo. Esta posición va más allá de Cataluña o de la política económica porque se extenderá también al ámbito social, aunque en la medida de lo posible sin que sean tema central asuntos que incluso dividen éticamente al partido, como sigue ocurriendo con la ley de plazos aprobada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Casado sí convertirá en eje principal de su política de oposición el enfrentamiento con el Gobierno por la educación concertada frente al «sectarismo» del PSOE. Detrás hay mucho votante del centro derecha que conecta con esta movilización del PP frente a los planes de reforma urgente del modelo educativo para primar la enseñanza pública por parte de los socialistas.

Madrid, primer escenario de la lucha

El PP de Madrid ya ha presentado en la Asamblea de Vallecas una Proposición No de Ley (PNL) donde exige a Sánchez que «se pronuncie de inmediato para garantizar los preceptos constitucionales dentro de su deber de salvaguardia del derecho a la educación». El diputado en el Congreso Antonio González Terol coordinará la campaña en los municipios madrileños y los 21 distritos de la capital