Ciberbullying
H. Gómez

La Policía Nacional evita el suicidio de un menor acosado sexualmente a través de Internet

Los dos arrestados contactaban con los menores a través de Internet desde Guatemala y, tras ganarse su confianza, les solicitaban material pornográfico de sí mismos

La Policía nacional ha evitado el suicidio de un menor de edad que estaba siendo acosado sexualmente a través de Internet. Una operación internacional entre agentes españoles, el Homeland Security Investigation (HSI) de Estados Unidos y la policía de Guatemala ha permitido la detención de dos personas que ciberacosaban a decenas de jóvenes en todo el mundo. Los dos arrestados contactaban con los menores a través de Internet desde Guatemala y, tras ganarse su confianza, les solicitaban material pornográfico de sí mismos. Con el paso del tiempo, los jóvenes debían enviar imágenes más explícitas provocando un estado de ansiedad y una presión que llevo a uno de ellos a manifestar su intención de quitarse la vida, siendo localizado por los agentes de la Policía Nacional en una localidad catalana.

Cooperación internacional

La investigación comenzó en el mes de septiembre del pasado año. El Homeland Security Investigation (HSI) de Estados Unidos localizó una comunicación entre un menor de edad y un peligroso acosador sexual en la que la víctima manifestaba su intención de suicidarse por la presión a la que estaba siendo sometido. Los agentes norteamericanos detectaron que el presunto autor residía en Guatemala comunicando el hecho a las autoridades de ese país.

Posteriormente, los agentes de la Policía Nacional especializados en ciberdelincuencia recibían una comunicación urgente desde la Fiscalía que investiga los delitos contra los menores de edad en Guatemala. La víctima que pretendía acabar con su vida residía en España y era necesaria su urgente localización. Tras rápidas gestiones, en pocas horas se averiguaba la identidad del menor y que residía en una localidad de Cataluña.

Comportamiento “raro” del menor

Los policías se trasladaron hasta la zona y realizaron un minucioso trabajo “a pie de calle” hasta lograr su localización y así evitar su suicidio. La madre del menor manifestó a los agentes que había notado un comportamiento anormal en su hijo si bien no sabía que fuera tan grave el problema que tenía.

Ese mismo día, y tras poner en protección al menor, se informaba a la Fiscalía de Guatemala de la veracidad de los hechos. En ese país se procedió a la entrada y registro del domicilio del presunto acosador sexual, que finalmente resultaron ser dos personas, si bien ambos se fugaron ante la presencia policial. En el registro de la vivienda se descubrió la existencia de varias decenas de víctimas en varios países del mundo.

Meses después, el menor volvió a ser acosado sexualmente a través de Internet. La vigilancia familiar propició que comunicaran el hecho rápidamente a los especialistas españoles que, a su vez, remitieron la información a la policía de Guatemala al tratarse de los mismos individuos. En esta ocasión fueron localizados y detenidos en el país centroamericano, siendo decretado su ingreso en prisión.