Profesores
Belén Tobalina

Maestros: 50 horas menos y 4.000 euros más al año

Los docentes españoles trabajan 1.140 horas al año, frente a las 1.190 que dedican de media los de la OCDE.

Tener un buen docente marca la vida de una persona y del devenir de una sociedad. Se les valora según sepan transmitir los conocimientos, enseñen a pensar, a interpretar, pero, y ¿ellos?, ¿están bien valorados? Los docentes españoles pasan 1.140 horas al año en los centros públicos frente a las 1.190 que dedican de media los profesores de los países de la OCDE. Es decir, 50 horas menos. Destaca el caso de Preescolar, donde la media de la OCDE sube hasta las 1.295 horas, de modo que los maestros en esta etapa en España están 155 horas menos. De hecho, si se analiza nivel por nivel, en todos ellos los profesores españoles están menos tiempo en el colegio salvo en los cursos más elevados de Secundaria, donde trabajan cinco horas más. Ahora bien, si se compara con la media de 22 estados miembros de la UE (1.105,8), lo cierto es que nuestros profesores trabajan 35 horas más. Éstas son algunas de las conclusiones que se desprenden del informe «Panorama de la Educación 2018» que publicó ayer la OCDE. Esa diferencia es aún mayor si se analiza la jornada de trabajo reglamentaria. Así los maestros en España tienen una jornada estatutaria de 1.425 horas al año, frente a las 1.632 horas de media de los países de la OCDE y las más de 1.500 de la UE. Es decir, 207 horas menos respecto a la OCDE y casi 100 menos que la media de la UE.

«La jornada estatutaria son las horas requeridas de acuerdo con las regulaciones y la otra cifra son las horas que los maestros tienen que estar realmente en sus escuelas, enseñando o haciendo otras tareas. En la mayoría de los países, la cifra de horas reglamentarias es más alta que para las horas en la escuela, eso quiere decir que se les puede pedir a los docentes que hagan cosas pero no físicamente en la escuela, por ejemplo, corregir una tarea», precisan desde la OCDE.

Ahora bien, en cuanto a las horas que los profesores imparten clase, lo cierto es que los docentes españoles dedican más horas al año que la media de profesores de la OCDE y la UE22. Así, aunque en general, el número de horas de enseñanza del profesorado tiende a decrecer en la mayoría de países de la OCDE conforme aumenta el nivel educativo, de promedio los profesores de la escuela pública imparten 784 horas de clase al año en Primaria, 703 horas al año en la primera etapa de Secundaria y 657 horas al año en la segunda etapa de Secundaria; en los países de la UE22, los valores son similares, con 762, 668 y 635 horas anuales, respectivamente.

En España, en cambio, los docentes españoles dedican 880 horas en el caso de Educación Primaria, 713 horas en la primera etapa de Educación Secundaria y 693 horas en la segunda etapa de Educación Secundaria. Son, por tanto, valores superiores a los promedios de la UE22 y OCDE, aunque la diferencia con el promedio OCDE es pequeña en el caso de la primera etapa de Educación Secundaria.

En el conjunto de estados analizados, Chile es para todos los niveles educativos el país donde sus profesores dedican más tiempo a la enseñanza directa (1064 horas). Le siguen Estados Unidos y México, este último solo en el caso de Educación Secundaria. Por el contrario, Grecia es el país donde los profesores dedican menos horas en Educación Primaria, Finlandia en la primera etapa de Educación Secundaria y Japón en la segunda etapa de Educación Secundaria con 660, 589 y 511 horas respectivamente. De hecho, los profesores de primera etapa de Educación Secundaria de la OCDE, sólo dedican el 44% de las horas del horario laboral reglamentario de los profesores de primera etapa de Educación Secundaria se dedica a la enseñanza directa. Mientras que en España este porcentaje se eleva al 50%. Es decir, «estamos entre los países que mayor porcentaje dedican a dar clases», afirma Mario Gutiérrez, presidente de Educación de CSIF, que añade que «no cuadran los datos de una tabla y otra, salvo que otros países consideren lectivo todas las actividades que se realicen en el centro, como cuando hay una reunión de profesores. En España se especificaría que es complementaria y en otros países lectiva», añade.

El estudio también especifica la vertiente económica. Y los datos hablan por sí solos. A pesar de los recortes que se hicieron en 2010, lo cierto es que los profesores españoles cobran 4.000 euros más que la media de la OCDE y 1.624 euros más que la UE-22. En concreto, los docentes españoles perciben de media 48.032,875 euros al año, frente a los 44.063 de la OCDE y los 46.408 de la UE. Y eso teniendo en cuenta los sueldos no sólo por etapas educativas, sino también, la media del primer salario, de lo que se cobra a los 10 años de experiencia, a los 15, y los salarios más altos. Ahora bien, en España los salarios iniciales de los profesores son altos pero crecen despacio a lo largo de su carrera profesional.

Por otra parte, se señala que los salarios de los profesores españoles en Secundaria son «inicialmente altos, pero crecen despacio a medida que aumenta la experiencia profesional». Así, tras 15 años de experiencia, sus salarios solo aumentan como término medio un 15 % comparado con un 39% en los países de la OCDE. Además, los sueldos de los profesores se redujeron de forma generalizada entre 2005 y 2017, siendo los de Secundaria quienes sufrieron la mayor caída.

«Los profesores en España no están entre los mejor pagados. En un nivel aceptable es el pago del primer año de trabajo, pero luego esta cuantía no sube como debiera a medida que se gana en experiencia», precisa Gutiérrez, que se muestra prudente con los datos. «No se especifican los complementos específicos que cada CCAAtiene. En España hay unas diferencias salariales notables. Un profesor en País Vasco cobra entre 500 y 600 euros más de media que uno de Madrid, por ejemplo».

Ratio alumnos, por debajo

Respecto al número medio de alumnos por profesor, la ratio en España está por debajo de la media de la OCDE en todos los niveles educativos y es muy similar a la media de la UE22. En concreto, en Educación Primaria, España tiene una ratio de 14 alumnos por profesor, igualando a la media de la UE22, mientras que la media de la OCDE es de 15. En la primera etapa de Educación Secundaria, la ratio en España disminuye, situándose en 12 alumnos por profesor, y sigue siendo inferior a la media de la OCDE, 13, aunque superior a la media de la UE22, 11 alumnos. En la segunda etapa de Secundaria, la ratio española es de 11 alumnos por profesor, mientras que la media de la OCDE es de 13 y la de la UE22 es de 12.