Sequía
larazon.es

El acuífero de Doñana mantiene una «tendencia negativa» y está en «prealerta»

De los 16 sectores en los que se divide el acuífero tan solo uno está en situación de normalidad; siete se hallan en estado de 'prealerta', tres en 'alerta' y otros cinco en 'alarma'

El acuífero de Doñana "muestra una tendencia negativa y su situación es de prealerta", según los resultados del control oficial de las aguas subterráneas realizado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, desde donde se aconseja la aplicación del Plan Hidrológico para "revertir la situación".

Así se recoge en el 'Informe sobre el estado de los acuíferos del entorno de Doñana', correspondiente al año hidrológico 2016-2017 presentado hoy en la reunión del Grupo de Aguas del Consejo de Participación de Doñana. Este documento, al que ha tenido acceso Efe, señala que los 16 sectores en los que se divide el acuífero tan solo uno está en situación de normalidad; siete se hallan en estado de 'prealerta', tres en 'alerta' y otros cinco en 'alarma'; al tiempo que once de ellos presentan una situación peor a la que sería la lógica teniendo en cuenta la lluvia caída en el último año. Además, de las cinco masas de agua subterráneas en las que se ha dividido el acuífero, tres están en mal estado ecológico.

Los técnicos precisan que "el actual grado y modo de explotación de los recursos subterráneos del acuífero, de mantenerse, comprometería su buen estado y el de los ecosistemas terrestres que de él dependen, lo que se refleja en el hecho de que tres de las cinco masas de aguas subterráneas que forman el sistema no alcanzan el buen estado cuantitativo".

En opinión de los técnicos de la CHG, la aplicación del Plan Hidrológico de la Demarcación del Guadalquivir, "puede revertir esta situación" ya que incluye la disminución de la presión sobre las aguas subterráneas mediante la adquisición de derechos existentes (fincas Los Mimbrales) en el Sector Sur del Arroyo de la Rocina y el trasvase de 4,99 hm3; se trata de dos actuaciones ya ejecutadas a las que se sumará el futuro trasvase de 15 hm3 desde la Cuenca del Tinto-Odiel-Piedras.

Asimismo, el Plan Hidrológico contempla el incremento de la Guardería Fluvial, y apoyo en técnicas de telecontrol y teledetección con el fin de que los aprovechamientos se ajusten a los títulos y derechos del uso del agua; la revisión y cotejo de los derechos de uso del agua en masas de agua subterránea con los aprovechamientos existentes y una importante inversión en investigación hidrogeológica y una mejora de la cobertura de la red de seguimiento en las zonas peor representadas.