Inundaciones
Efe

Cebolla trata de recuperar la normalidad tras la riada

El desbordamiento del arroyo Sangüesa, que desemboca en el río Tajo, ha anegado numerosas viviendas, bajos y garajes

Un dispositivo formado por cerca de un centenar de personas se está haciendo cargo de las labores de limpieza de las calles de Cebolla afectadas por la riada que se produjo ayer tarde en esta localidad toledana, al desbordarse el arroyo Sangüesa.

Según los datos facilitados a los medios por el delegado de la Junta en la provincia, Javier Nicolás, en la zona hay siete patrullas de la Guardia Civil y una treintena de voluntarios de Protección Civil del propio municipio y de poblaciones cercanas, como Talavera de la Reina, Fuensalida y El Casar de Escalona.

Nicolás también ha señalado que la Consejería de Fomento ha destinado una brigada de 25 personas para la limpieza de carreteras, mientras que los bomberos del Consorcio Provincial han desplazado efectivos de Belvís de la Jara y de Santa Olalla, al igual que una dotación de refuerzo.

Por su parte, la Diputación de Toledo colabora aportando tanto personal como maquinaria, al igual que el Ayuntamiento de Cebolla y los servicios forestales del Geacam, mientras que el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) ha facilitado un helicóptero.

Precisamente, en esta aeronave tuvo que ser atendida ayer de urgencia la única persona hospitalizada por el desbordamiento del arroyo Sangüesa, una mujer mayor que tragó barro, según ha precisado la alcaldesa de Cebolla, Silvia Díaz.

Díaz ha informado de que la afectada se encuentra en el Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina "por precaución".

El dispositivo oficial se completa con los muchos vecinos que se han sumado a las labores de limpieza de sus domicilios y de las vías en las que se ha acumulado más lodo y barro.

La lluvia torrencial caída en la tarde de ayer provocó el desbordamiento del arroyo Sangüesa a su paso por esta localidad toledana, donde produjo importantes desperfectos en viviendas y arrollado a un buen número de vehículos, al superar la corriente de agua un metro de altura.

Según han informado a Efe fuentes vecinales, esta riada puede considerarse "como la más importante registrada en los últimos años", dado que es habitual que dicho arroyo se desborde, por estas fechas, cuando se registra alguna tormenta fuerte, al coincidir su cauce natural con las calles que atraviesan el centro del pueblo.

Las mismas fuentes han indicado que las calles más afectadas han sido la Travesía de Talavera, la zona donde está ubicado el centro de salud, la plaza del Ayuntamiento y un área en la que hay un parque infantil.

Se da la circunstancia de que la riada ha sorprendido a Cebolla en plena celebración de sus fiestas patronales.

El desbordamiento del arroyo Sangüesa, que desemboca en el río Tajo, ha provocado además inundaciones en numerosas viviendas, bajos y garajes, además del corte de la carretera autonómica CM-4000, que une Talavera de la Reina y Toledo.

Según ha informado a Efe el servicio de urgencias y emergencias 112, además de la citada vía, también se ha visto afectada por la riada la carretera autonómica CM-4001, aunque en este caso no ha hecho falta cortar los accesos al pueblo.

En el lugar de suceso trabajan, en estos momentos, bomberos del Consorcio de Toledo y de Belvís de la Jara, además de las agrupaciones de Protección Civil de Fuensalida y El Casar de Talavera, que han aportado bombas de achique para retirar el agua de los inmuebles inundados.

Sin embargo, algunos vecinos han comentado a Efe que muchos afectados no han podido acceder aún a sus viviendas, debido a la gran cantidad de lodo y cañas que se han acumulado en la entrada de sus casas.

A Cebolla, localidad de menos de 3.000 habitantes muy cercana a Talavera de la Reina, se ha desplazado también un helicóptero sanitario del Sescam en prevención de que tuviera que trasladar algún herido, si bien hasta el momento el 112 no tiene constancia de ninguna desgracia personal.

Por otro lado, en la provincia de Cuenca, también se han producido esta mañana trombas de agua que han obligado a cortar la carretera que une las localidades de Villalba del Rey y Cañaveruelas y que han ocasionado destrozos en las plantaciones de girasol, según han informado a Efe algunos vecinos de ambos municipios.

Hoy, sábado, treinta y una provincias de doce comunidades autónomas continúan en alerta (naranja o amarilla) por fuertes lluvias y tormentas y, en el caso de Castilla-La Mancha, los fuertes chubascos afectan a toda la comunidad salvo a la provincia de Guadalajara.