Tecnología
larazon.es

La importancia de una buena aspiradora

Si estás buscando una aspiradora para tu hogar, seguramente quieras contar con una que presente buenas características, un precio competitivo y que realmente resulte eficiente a la hora de llevar a cabo la limpieza doméstica. Si además de esto, estás buscando que haga todas estas tareas por su propia cuenta, lo mejor es contar con un robot aspirador y en este sentido, la Xiaomi Vacuum es una garantía de éxito.

Xiaomi ha sido todo un éxito gracias a su tecnología. La marca china lleva años en el mercado, proporcionando a sus usuarios aparatos de gran calidad a un precio contenido. Ahora, ha trasladado esta filosofía a otros ámbitos, incluyendo los robots aspiradores.

El Xiaomi Vacuum ha entrado con gran fuerza en el mercado, gracias a sus avanzadas características. Merece la pena destacar características como la planificación inteligente de rutas, ya que cuenta con un algoritmo propio de localización con el que puede realizar un mapeo del interior del hogar y trabajar por las diferentes zonas en tiempo real, merced a sus 12 sensores y a su dispositivo de navegación láser.

Gracias a esta movilidad inteligente, nos aseguramos de que ningún rincón de la casa quede sin limpiar, y podemos consultar las zonas limpiadas de una manera cómoda, a través de una app en nuestro smartphone. La combinación de su cepillo lateral con el cepillo central, unidos a su excepcional capacidad de succión, de 1.800 Pascales (muy superior a los robots de la competencia) le permite acabar fácilmente con el polvo, la suciedad o cualquier tipo de desperdicio.

Además de estas características, dispone de una gran batería de 5.200 mAh de capacidad, con la que consigue una autonomía de dos horas y media. Si a esto le añadimos su sistema de navegación inteligente, es capaz de limpiar hasta 250 metros cuadrados con una sola carga.

La nueva Xiaomi Vacuum 2 Roborock

Si ya de por sí este robot presenta unas características muy interesantes, existe incluso una versión renovada, más potente y completa, la Xiaomi Vacuum 2 Roborock. Si deseas conocer la comparativa Xiaomi Vacuum 1 vs 2, te comentamos a continuación algunas de las mejoras que presenta.

En cuanto a la potencia, si la primera versión era ya el robot aspirador más potente del mercado, la Vacuum 2 Roborock es todavía más poderosa. De los increíbles 1.800 Pascales del primero se ha pasado a 2.000 en el caso de la Vacuum 2, unas cifras que le sitúan en la cumbre, muy por encima de las demás. Pese a que se haya mejorado ostensiblemente, es importante destacar que la autonomía sigue siendo la misma, aunque sea más potente, sigue teniendo 150 minutos de duración.

Esta potencia, unida a mejoras en el diseño, le permite subir a alfombras más gruesas. La primera versión del robot era capaz de subirse en alfombras que tuvieran hasta 1 centímetro, con esta versión mejorada es capaz de subir a alfombras de hasta 2 centímetros de altura (lo cual resulta ya un grosor considerable). Además de esto, se han trabajado algunos aspectos, para conseguir un robot un poco más silencioso y un depósito un poco más amplio, que pasa de una capacidad de 0,42 litros a otra de 0,48.

Otra mejora muy interesante para muchos usuarios es que la Xiaomi Vacuum 2 incorpora un depósito con mopa, además de una interesante función de fregado. Es decir, que ya no se trata sólo de aspirar el polvo, sino que este robot puede también dejar el parquet brillante, gracias a su mopa, y los suelos más limpios, gracias a su depósito de agua. ¿Qué tal funciona? El resultado es bastante bueno, el depósito de agua va soltando poco a poco el líquido, humedeciendo la mopa. Al ir avanzando, va dejando el suelo ligeramente húmedo, aunque se seca rápidamente, y queda limpio y brillante. Evidentemente, no desincrusta las manchas más pegadas, pero hace un buen trabajo para el día a día.

En definitiva, tanto la primera versión del Xiaomi Vacuum como el Vacuum 2 Roborock son dos magníficas alternativas si uno desea hacerse con uno de los mejores robots aspiradores del mercado y disfrutar de una casa limpia, con la única preocupación de tener que cargar al robot cuando se le acabe la batería; por lo demás, el resto de la limpieza es cosa suya.