Análisis PSVita- Tearaway

Media Molecule siempre será recordado por traer a nuestras vidas la serie LittleBigPlanet, un completo y divertido derroche de imaginación, con unos entrañables personajes de trapo que trazaron las primeras líneas de auténtica magia en PlayStation 3. Tras desarrollar las principales entregas de la serie y supervisar las versiones para las portátiles de Sony, el estudio ahora afronta un nuevo reto con Tearaway, un juego diseñado para PSVita que guarda muchas similitudes con el universo de los Sackboys, mantiene el nivel de creatividad y la sobresaliente dirección de arte que han demostrado sus creadores.

Papel y cartón

Esta aventura de plataformas en 3D nos invita a explorar un universo de papel y cartón donde conocemos y controlamos a Iota, un mensajero destinado a entregar un importante mensaje de nuestro mundo al suyo. Para llevar a cabo esta misión, necesita de la ayuda de alguien del mundo real -aquí llamados Tús, que sirva como conexión entre ambos universos, y ¿quién mejor que nosotros mismos para ayudar en esta importante tarea? Así con nuestra cara reflejada dentro de un enorme sol de papel nos ponemos en marcha haciendo frente a multitud de obstáculos y enemigos que se han colado desde el mundo real. Todo un derroche de imaginación con un universo fascinante creado a la medida de los más pequeños.

Tearaway aprovecha muy bien las características únicas de la portátil de Sony creando una atmósfera única. Por ejemplo, se emplean dos tipos de cámaras, la del juego, que sirve para liberar algunas plantas y habitantes, y la cámara de la consola, que se utiliza para realizar acciones que implican al jugador. En la misma línea, la pantalla táctil se convierte en una improvisada mesa donde dibujar y recortar nuestros propios diseños para aplicarlos al juego, el osciloscopio, que nos permite manejar la imagen mediante el movimiento de la consola, y las acciones con el panel trasero, muy implicado en la jugabilidad. La pantalla táctil trasera de la consola se emplea, por ejemplo, para mover grandes elementos mediante un pequeño golpe con un dedo, que rasga el tejido y brota en la pantalla para mover el obstáculo, pero también sirve para impulsar a Iota con pequeños golpes sobre tejidos que simulan los cuatro elementos característicos de la marca de la consola. Además de los controles tradicionales, la característica que más profundiza en la jugabilidad es la pantalla táctil. Esta nos permite abrir regalos, puertas, dibujar, recortar, plegar y una gran cantidad de divertidas posibilidades de interacción.

Aguas de papel con saltos entre cartulinas

El juego se extiende a lo largo de unas diez horas en su modo normal, aunque la gran cantidad de elementos para coleccionar y una buena estructura de niveles invita a dar una segunda vuelta para recoger al mayor número de coleccionables, ya que al comienzo, el pobre Iota irá desprovisto de cualquier movimiento, además de los básicos. Pero según avanza en la aventura nuestro mensajero irá mejorando sus habilidades, lo que le permitirá acceder a nuevas zonas para recoger más confeti, la moneda de pago en el juego, saltar, rodar, caminar sobre paredes, hacer fotos o utilizar un acordeón para ir activando interruptores y demás mecanismos según la situación, pues Tearaway propone muchas y muy variadas.

Tearaway es un juego de plataformas con puzles sencillos y combates muy accesibles, de hecho para terminar con los varios tipos enemigos que pueblan el mundo de papel, tan solo basta con adoptar alguna táctica sencilla, como apartarse y recogerlos cuando caigan aturdidos para lanzarlos, lo que no supone un reto especialmente duro. En cambio la parte más volcada en las plataformas es también la que supone un reto superior, aunque en ningún caso nada frustrante o desalentador.

Por otro lado, la dirección de arte de Tearaway es realmente fascinante, todo está recreado simulando un detallado y completo mundo de papel y cartulina con modelos reales de papiroflexia: los decorados, los caminos, los puentes, los pájaros, los personajes, hasta el mayor enemigo del papel, el agua, está representado a la perfección hasta el grado de obligar al jugador a hacer alguna pausa para observar todo lo que sucede a su alrededor. Además permite crear elementos desde la mesa de dibujo que se pueden incorporar al juego, lo que aumenta la creatividad del jugador. No obstante, aunque es sólido y convincente, no sorprende tanto por su parcela gráfica como por el arrebatador diseño que luce el colorido universo creado por Media Molecule. En cuanto a la música, la composición de diferentes y estridentes sonidos acompañados de una banda sonora con temas diversos y muy animados, termina de dar forma a un título que como sucede con cada producto de Sony, llega perfectamente localizado a nuestro idioma.

Conclusiones

Tearaway es un sobresaliente plataformas de acción en 3D que engloba todos los elementos que han hecho de Media Molecule un estudio de referencia dentro de la familia PlayStation. Un original y bello juego que a base de imaginación y creatividad consume sus horas entre saltos, originales combates y muchas cosas diferentes que hacer gracias a un desarrollo que se toma muy enserio las características únicas de PSVita. Si bien no tiene la complejidad y profundidad de LittleBigPlanet, si dispone de todo el encanto y atractivo de las obras del estudio. Además llega al catálogo de la portátil a un precio muy apetecible para tratarse de una producción de estas características.

Laura Roldán/ elsotanoperdido