Política

98.000 razones

Las casi cien mil personas que han visto cómo se les agota su vida laboral no forman parte de las artimañas para desacreditar al contrario

La última encuesta de la EPA trajo malas noticias para los trabajadores andaluces
La última encuesta de la EPA trajo malas noticias para los trabajadores andaluces

Puesta más la mirada en mañana que en lo que suceda hoy en los colegios electorales, se les demanda una solución a los responsables políticos para los últimos 98.000 españoles que se han incorporado al desempleo recientemente. Hablamos de un dato propio de los peores años de la crisis económica cuando España se convirtió en una fábrica de parados, pobreza y desesperanza. Los analistas lanzan señales de miedo por la falta de credibilidad y seguridad para la inversión que provoca el bloqueo gubernamental. Lógico, pensarán los que se juegan su dinero y patrimonio para crear riqueza, pero las casi 100.000 personas que han visto cómo se les agota su vida laboral no forman parte de las malas expectativas, de los pesimistas ni de las artimañas para desacreditar al contrario. Tienen un problema real, tangible, cotidiano y de difícil solución en un país como España. El retroceso ha llegado mientras los cinco líderes flotan en el cainismo para lograr que hoy metan en la urna la papeleta de su partido. Carambolas del destino: Manuel Chaves, conocido en su tiempo como el «ministro del paro», se negó a responder a las preguntas de la comisión de la Faffe en el Parlamento andaluz, ya saben en qué se gastaban el dinero los responsables de paliar el desempleo; en la misma semana que nos endosaron un cuarto de los nuevos parados de la EPA. No siempre nos toca la misma ración de tarta a los andaluces, cuando llega el amargor siempre es la más grande, con la dulzura la cuñita más chica. Andalucía pone hoy en el Congreso de los Diputados a 61 escaños que deberán tener en cuenta durante la próxima legislatura, si se logra el «milagro» de la democracia, la obligación de trabajar sin sectarismos y en cooperación por el progreso de la comunidad que representan antes de que de verdad llegue el tsunami que todos ya esperan.