Retos de la comunicación ante el mundo digital

El cortijo de Miraflores de Marbella acoge unas jornadas centradas en los desafíos del periodismo y los nuevos formatos vinculados a internet

Thumbnail

El cortijo de Miraflores de Marbella (Málaga) fue el escenario ayer de la jornada «Retos del periodismo en el siglo XXI», organizada por LA RAZÓN con el patrocinio del Ayuntamiento de Marbella y la colaboración de Gran Meliá Don Pepe. Un acercamiento al «oficio más bonito del mundo», tal y como decía Gabriel García Márquez, aunque sin perder de vista los nuevos desafíos que plantea la era digital. La directora general de Cultura del Ayuntamiento marbellí, Carmen Díaz, dio la bienvenida a los profesionales que participaron en las diferentes mesas redondas, como Andrés Mellado, Vanesa Moreno, Carlos Pérez Ariza, Fernando Fuentes, Sergio Rodríguez, José María Rodríguez, José Luis Salas, Roberto Gómez, Lucas Haurie y Juan Gaitán, que desgranaron las claves del oficio y se adentraron en los retos de la profesión, marcados por la digitalización y los nuevos formatos. «El móvil hará que triunfe o no un golpe de Estado», señaló Salas en la tertulia sobre radio. Además, la jornada sirvió de homenaje al maestro Manuel Alcántara, «el niño del 40» con la fórmula «del éxito en su columna: dosis a partes iguales de lirismo, ironía y bondad». Su legado: «Hay casi 30.000 artículos, batió el récord de González Ruano, que llegó a 28.000. Confío en que su huella poética se va a imponer a sus columnas», señaló el experto en su obra Juan Gaitán. Los retos del nuevo periodismo, indicó Sergio Rodríguez, pasan por «construir marcas fiables y hacer buen periodismo». «El desafío es que la gente diga: esto tiene un valor que hay que pagarlo. Es el gran cambio cultural que tenemos que afrontar», apuntó José María Rodríguez. Pérez Ariza volvió a García Márquez: «Decía que el periodismo no era una profesión, sino un oficio. La transformación ha sido vertiginosa».

Comunicación institucional: revolución permanente

La complicada relación entre los políticos y los directores de comunicación, los vertiginosos cambios derivados de la revolución digital y el valor que aporta la información institucional. Fueron algunos de los temas que se trataron en la primera mesa dedicada a la comunicación institucional, moderada por el delegado de LA RAZÓN en Andalucía, Pepe Lugo, y en la que intervinieron los periodistas y profesionales de la comunicación Andrés Mellado, Carlos Pérez Ariza, Vanesa Moreno y Fernando Fuentes. Mellado destacó que el director de comunicación «trabaja para el bien común, pero en el terreno de la empresa ayuda a crear riqueza y en la comunicación política ayuda a ganar elecciones y a hacerte un hueco en el marco político». Una de sus máximas, como profesional de la comunicación institucional, es que «hay que devolver en información lo que los contribuyentes pagan en impuestos». Moreno subrayó que «la comunicación está viviendo un momento de cambio vertiginoso», lo que le permite «posicionarse como valor estratégico». Para Fuentes, la comunicación «acaba en la guinda del pastel, que es la publicidad». Pérez Ariza, de su lado, señaló que «estamos en un mundo complejo que se ha vuelto digital de pronto, pero sigue siendo analógico».

«Estamos ante el presente, no ante el futuro»

La segunda mesa estuvo moderada por la periodista de LA RAZÓN Marta Maldonado, con la participación de Sergio Rodríguez, subdirector de internet de LA RAZÓN, y José Manuel Rodríguez, consultor de medios especializado en medios digitales. La convivencia entre el papel y los formatos digitales, las plataformas de pago y la necesidad de la inmediatez informativa fueron algunos de los temas que se trataron. Según Sergio Rodríguez, «estamos ante el presente, no ante el futuro», en referencia a la implantación de la comunicación digital. Pese a todo, los medios digitales no han provocado una crisis, sino que han supuesto «una oportunidad». «Las empresas periodísticas sí están en crisis por los ingresos publicitarios». Y planteó un reto: que el periodismo «sea muy consumido y que permita pagar los sueldos. No es una crisis periodística, sino empresarial». Para José Manuel Rodríguez, la situación es «interesante y apasionante», marcada por los «cambios en los modelos de consumo y de negocio». Existe incertidumbre, pero a la vez «se introduce la posibilidades de hacer cosas nuevas. Tendremos que ir a modelos más cualificados». ¿Y el papel? «Será un producto de lujo cuya concepcion tendrá, enfocado a la explicación y el análisis», dijo Sergio Rodríguez.

Manuel Alcántara, «nunca una faena de aliño»

Juan Gaitán, experto en la figura de Manuel Alcántara; el articulista Lucas Haurie; y el delegado de LA RAZÓN en Andalucía, Pepe Lugo, acercaron la figura del maestro de periodistas, «un peso pesado del articulismo». «Escribía la columna del día en 20 minutos. Una vez que tienes el título, la columna está escrita», señaló Gaitán. «Leía cinco o seis periódicos y de ahí sacaba la columna. Me decía que había que buscar una punta para escribirla». «El jefe de internet lo echaría por no escribir nada antes de las cinco de la tarde», apuntó Haurie, quien señaló que «marcó una época como sucesor de González Ruano. Le cedió el testigo como a los flamencos». La tertulia se adentró en las crónicas de boxeo del maestro. «Manolo abandona la crónica de boxeo cuando ve morir a un chico en el ring, a mediados de los 80. La columna para Manolo era la última esclavitud. Te llevas todo el día pensando en ella», incidió Gaitán. «Nunca tenía una faena de aliño», definió. «De Manolo se han dicho cosas infames, una de ellas su complacencia con el régimen. Nunca nombró al dictador», expuso. «Era el columnista más leído. Ni Umbral lo consiguió», señaló. «Alcántara tenía una sintaxis impecable y era muy humilde», ponderó Haurie.

«El podcast es la evolución de grabar en casete»

Ondas, pantallas, podcasts. El periodismo radiofónico es paradigma del nuevo modelo. El periodista Rafael Salas habló de «un profundo cambio. No se sabe cómo va a acabar. Por una parte está el reparto radioeléctrico, que es un tema de ingeniería. Y luego está el contenido. El podcast es la evolución de grabar en casete los programas que nos gustaban». «Está muy bien, pero no para contarte una noticia», apostilló, añadiendo que «es difícil convertir en mercado el podcast». El periodista Roberto Gómez señaló que «falta ilusión, emoción en el trabajo y experiencia. La experiencia está penalizada. Tenemos una generación de Gasol. Nadal, Casillas... ¿Relevo? No lo hay. Hay más de lo mismo. Todos los reporteros salen igual, todos escriben igual, todo el mundo opina lo mismo. Hay un pensamiento único. Falta un periodismo de verdad, de la calle, no hay reporteros de calle», apuntó. El articulista de LA RAZÓN Lucas Haurie explicó que «los periodistas hacemos la labor oscura, pero las empresas periodísticas han sido invadidas por contables e informáticos. Ellos no saben de periodismo. Ya no se hace un producto con criterios puramente periodísticos. Ahora la pelea es por qué no pones en el titular el lenguaje SEO».