La empresa de mudanzas Gil Stauffer cumple 115 años

La firma comenzó a principios del siglo XX con la apertura de un pequeño guardamuebles en Madrid y hoy cuenta con delegaciones repartidas por toda España

Un camión de la centenaria empresa de mudanzas Gil Stauffer recorre Sevilla para realizar un encargo
Un camión de la centenaria empresa de mudanzas Gil Stauffer recorre Sevilla para realizar un encargoLa Razón

La marca centenaria Gil Stauffer lleva más de un siglo realizando mudanzas por todo el mundo. Su actividad se inició en 1905 con la apertura de un pequeño guardamuebles en Madrid y fue progresando lentamente. Ahora, con sedes en toda España, está a punto de alcanzar los 115 años de existencia con la mayor implantación geográfica de las empresas de su sector.

Fue en la década de los 50 cuando comenzó a multiplicar su actividad estableciendo delegaciones en las principales ciudades españolas. Entre ellas, la sucursal que se inauguró en la capital hispalense en aquellos años y que se convirtió, con el tiempo, en símbolo de mudanzas en Sevilla. Esta empresa de mudanzas y guardamuebles presume de ofrecer la mayor garantía de su sector, precios acordes al mercado y una operativa basada en la experiencia, cuyo foco está siempre orientado a la permanentebúsqueda de la calidad de servicio.

Según un comunicado de Gil Stauffer, para la empresa cada mudanza es diferente y, por tanto, cada servicio es realizado con sumo cuidado y "como si fuera único". Es una labor artesanal en la que el tratamiento personalizado constituye una prioridad a la hora de trasladar y colocar el mobiliario en el nuevo destino. La operativa cotidiana se basa en un know-how producto de la experiencia y se acomete cada servicio con eficacia y calidad. Cada día se realizan mudanzas de clientes particulares e incluso un gran número de famosos ya han confiado sus mudanzas a esta marca centenaria. Por otro lado, también se realizan una gran cantidad de mudanzas de oficinas, e incluso de hoteles, bibliotecas, archivos, teatros u otros grandes edificios.

Como especialistas en mudanzas de grandes empresas, la labor más delicada consiste en no interrumpir la operativa de las oficinas. Las empresas del siglo XXI no pueden parar su actividad y, en ocasiones, trasladar las sedes se convierte en un auténtico reto. Por esta razón, en este tipo de traslados de gran magnitud, es fundamental contar con un plan logístico director que incluya un proyecto de trazabilidad y contemple los parámetros necesarios para evitar romper dicha operativa. Gil Stauffer ha trasladado a lo largo de su historia a miles de empresas de todos los tamaños y sectores de actividad. Por tanto, la experiencia en mudanzas de clientes corporativos también es un aspecto destacable de su trayectoria empresarial.

Por otro lado, las mudanzas internacionales son un producto estrella de la compañía, que lleva en el mercado internacional desde hace más de cincuenta años realizando traslados desde y hasta cualquier lugar mundo. En esta faceta trabaja con los mejores corresponsales, que son previamente auditados para obtener la certificación internacional para la reubicacióndel mobiliario de familias o empresas.

En general, calidad, seguridad y la eficacia son los principales objetivos empresariales. De esta forma, la firma está a punto de alcanzar 115 años de existencia.