Condenado a 6 años y medio por violar y agredir a su novia en Sevilla

Es acusado de a agresión sexual y malos tratos. Se enfrenta a cinco años de libertad vigilada y no podrá acercarse a menos de 300 metros de la víctima o comunicarse con ella durante ocho años.

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un hombre a seis años y medio por agresión sexual y malos tratos a su novia. Asimismo, deberá enfrentarse a cinco años de libertad vigilada y no podrá acercarse a menos de 300 metros de la víctima o comunicarse con ella durante ocho años. Aunque la Fiscalía solicitaba 10 años y 9 meses de cárcel para el inculpado y la acusación particular 11 años y 11 meses. Asimismo, la víctima no recibirá ninguna indemnización porque la joven renunció cuando retiró inicialmente la denuncia y no rectificó cuando reinició la acción penal.

La resolución ha señalado que “el día de autos no ocurrió nada extraordinario entre ambos que hubiera podido mover a la víctima a imputar falsamente al procesado, pues como ambos han referido, eran frecuentes las discusiones entre ellos por motivos de celos”.

Los hechos transcurrieron el 13 de octubre de 2016, momento en el que el acusado y la víctima mantenían una relación sentimental. La joven de 18 años se trasladó aquella mañana “a instancias del procesado” desde su casa en Isla Mayor a la de su pareja en Coria del Río. Cuando se encontraba en el dormitorio de su novio de 22 años “se suscitó una discusión” y el encausado “golpeó con los puños” a su novia en varias zonas del cuerpo. Después él le dijo a su pareja que quería tener relaciones sexuales. Ella se negó, por lo que el joven “la tumbó boca arriba sobre la cama y volvió a golpearla con los puños” hasta que“optó por dejar de resistirse” debido a “la agresividad” de su pareja “y el dolor causado por los golpes”, en especial uno en las costillas que “la dejó sin respiración”. Tras lo sucedido, el hombre se quedó dormido y la víctima salió de la vivienda. Después de lo acontecido, la joven interpuso una denuncia. Sin embargo, la retiró el 15 de octubre de 2016. El tribunal lo achaca “a la angustia por lo ocurrido y a las consecuencias del procedimiento”, por lo que aprecia “ausencia de una verdadera intención de perjudicar injustamente al que hasta entonces había sido su novio” y no cree que eso merme su credibilidad, ya que además acabó retomando la denuncia y ejerciendo la acusación particular.

Durante el juicio explicó al tribunal que al tratarse de su pareja no sabía si los hechos “eran violación o no”, mientras que él atribuyó la denuncia a que ella “era celosa”. La sentencia, fechada el pasado 18 de noviembre, considera “sin margen de duda razonable” que el acusado ejecutó con “fuerza e intimidación” los actos descritos por la víctima antes y durante el juicio, en el que el inculpado defendió que las relaciones habían sido “consentidas”.

La Sala establece que el testimonio de la joven fue “sincero, verosímil y plenamente creíble” y refleja que, “frente a la contundencia y honestidad” de su declaración, la de su exnovio “carece de verosimilitud y no resultó creíble”.