El Gobierno PSOE-Podemos eleva la tensión política

El PP-A califica la alianza de «tritanic» por su «vocación de hundir a España» y el PSOE-A defiende que se inserta en la Constitución

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo IglesiasEFE

Todavía no ha echado a andar el nuevo Gobierno de PSOE y Unidas Podemos y la tensión política ya se ha disparado en el tablero andaluz. Tanto PP como Ciudadanos, socios en el Ejecutivo autonómico, alertaron ayer de los efectos de esta alianza, sobre todo por los guiños a los nacionalistas, mientras que los socialistas apaciguaron los ánimos al asegurar que la acción política se insertará en el marco de la Constitución. Muy crítico se mostró el PP-A al señalar que no descarta echarse a la calle si prosiguen los ataques a Andalucía por parte del Gobierno «tritanic», como lo calificó el vicesecretario general de la formación, Toni Martín, porque «nace con vocación manifiesta de hundir a España con todo el pasaje dentro».

Ese Gobierno «abre la puerta a demoler el modelo territorial» y de «manera encubierta» permitirá el referéndum demandado por los separatistas catalanes, según aseguró Martín, quien insistió en que su partido se echará a la calle «para que no haya distinciones con el resto de los españoles». «El PP no va consentir reformas que vulneren la unidad nacional, y no va a abandonar a los españoles ni a España; Andalucía es la comunidad más grande y más poblada y estará contra una España desigual», añadió, antes de afirmar que «el sillón de Sánchez no vale la unidad de España; no todo vale ni todo se puede permitir».

Al PP le gustaría que hubiera unidad de los partidos «ante el mayor ataque a Andalucía en los últimos cuarenta años» pero, tal y como advirtió, «hay silencios clamorosos, como el del PSOE y el de Susana Díaz», de quien dijo que antepone, como ha sucedido también en el caso de los ERE fraudulentos, los intereses de su partido a los de los andaluces.

«El Gobierno que se anuncia será el mayor enemigo de Andalucía» porque esta comunidad «ha votado cambio», según Martín. Y remarcó: «Los andaluces cuando se les ataca se levantan y contestan, y tienen un Gobierno que liderará esa protesta». Entre los ataques a Andalucía, Martín enumeró la «intervención injusta», que llegó a calificar de «auténtico atraco» y de «decisión partidista y malintencionada contra todos los andaluces y su autonomía». Igualmente, ironizó con la «vehemencia» con que Susana Díaz y la actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero, reclamaban fondos para Andalucía cuando esta última era consejera andaluza. Este primer ataque a la región, a juicio de Martín, se debe «a un afán intervencionista que se parece más a determinados regímenes suramericanos que a las democracias europeas».

En la misma línea se pronunció el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, quien instó a Díaz a dar «un paso al frente» para pedir al líder de su partido que «vuelva a la vía de los partidos constitucionalistas». Marín advirtió de que «la deriva de Pedro Sánchez ha llevado al PSOE a entregarse a populistas, independentistas y a Bildu», de ahí que hizo un llamamiento a Díaz y a todos los responsables políticos del PSOE-A para que «alcen» su voz «para frenar a Sánchez».

Por su parte, el PSOE-A mostró su «tranquilidad absoluta» ante el pacto, puesto que se inserta en el marco de la Constitución. La presidenta del PSOE-A, Micaela Navarro, lamentó las críticas del PP a este acuerdo y defendió que el presidente del Gobierno en funciones está buscando que haya «estabilidad» política para que España «pueda desarrollarse económica y socialmente».

«Estamos viviendo un momento muy parecido al del año 2016, cuando el Partido Socialista le ofreció esa estabilidad política al señor Rajoy, para que España tuviera gobierno, y se la ofreció gratis total», recordó la dirigente socialista.

ATA ve que la región «va a ser la palanca del crecimiento»

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, aseguró ayer que «las cifras que tenemos avalan que ha habido una aceptable gestión». Tanto que, a su juicio, «Andalucía va a ser la palanca del crecimiento en los próximos años de este país y vamos a ser una comunidad que va a tirar del carro de la economía española». En una entrevista con Europa Press, Amor apostó por la continuación de estas políticas «porque Andalucía es la segunda comunidad con más afiliados a la Seguridad Social y es la segunda comunidad más exportadora», hitos a los que sumó otros aspectos que ofrecen la perspectiva de los autónomos, como que «hay más autónomos, se han consolidado actividades, se han bajado impuestos y Andalucía es la Comunidad que antes paga a sus proveedores».