El PP acusa a Díaz de «hacer la ola a Sánchez por miedo a que la echen»

La Junta alerta de que Andalucía hará de «contrapeso para defender a ultranza la unidad de España» y no tolerará «atropellos»

Susana Díaz, secretaria general del PSOE de Andalucía, en el Congreso de los Diputados durante el receso de la primera jornada de investidura de Pedro Sánchez
Susana Díaz, secretaria general del PSOE de Andalucía, en el Congreso de los Diputados durante el receso de la primera jornada de investidura de Pedro SánchezJ.J. GuillénEFE

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, acusó ayer a Pedro Sánchez, de consumar «una doble traición» a España y a sus ciudadanos «dando a los independentistas y los populistas, los partidos que quieren romper España, la llave de la gobernabilidad», y al PSOE «y sus millones de socialistas de buena fe que creen en el verdadero PSOE, que tan buen servicio prestó a España en tiempos de la transición y que tanto hizo por nuestro país». Un PSOE cuya líder en Andalucía, Susana Díaz, acudió ayer al Congreso de los Diputados para apoyar a su otrora archienemigo interno en un gesto que los populares interpretan sólo obedece a su «miedo a que la echen». Por su parte, Díaz, insistió como viene repitiendo en los últimos días que si tan «preocupados» están PP y Cs por las alianzas tejidas por Sánchez para su investidura y su futuro gobierno se abstengan como hizo el PSOE en 2016 para permitir a Mariano Rajoy ser presidente.

El silencio de Díaz en estos momentos llama la atención frente a las advertencias, más o menos veladas, de otros barones socialistas como Emiliano García-Page o Javier Lambán. Especialmente cuando antaño Díaz confrontó con Sánchez precisamente por discrepancias respecto al modelo territorial y el reconocimiento del derecho de autodeterminación. Aunque el presidente en funciones y candidato a la investidura mantiene que todo solución al «conflicto político» será dentro de la Constitución, la celebración de un referéndum –sin apellidos– ha sido una de las exigencias de los independentistas catalanes para permitir con su abstención la investidura de Sánchez aceptada por éste.

En una entrevista a Europa Press, la secretaria general del PP-A, Loles López, acusó a Díaz de «hacerle la ola a Sánchez por miedo a que la echen» y de estar «vendiendo a los andaluces para mantener su sillón».

Desde el Gobierno andaluz, Bendodo advirtió ayer en Málaga que Andalucía exigirá «su papel» en el conjunto de España que pasa por «no aceptar el menosprecio de nadie». Ante la investidura del planteado Gobierno de coalición progresista de PSOE y Unidas Podemos, lo calificó de «mala noticia» tanto para España como para Andalucía «y para los constitucionalistas a los que les duele el país». Entre ellos, insistió, «muchos socialistas que se sienten defraudados con las decisiones de su partido».

Frente a ello, el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta garantizó que desde Andalucía se actuará «de contrapeso para defender a ultranza la unidad de España». Advirtió que el Ejecutivo andaluz estará atento y rechazará cualquier «atropello», porque Andalucía «no quiere ser más que nadie, pero no permitirá ser menos que nadie y que se trate a otros territorios de forma privilegiada».

Recordó que Hacienda adeuda a la comunidad 543 millones del IVA y «los 4.000 millones de euros que hacían falta» según reclamó en su día la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, cuando era consejera andaluza. Una reclamación por la infrafinanciación de la comunidad que el PP apoyó. Arremetió con su intención de «intervenir las cuentas de la Junta de Andalucía y su capacidad para que pueda financiarse en los mercados» por el déficit de 2018, último ejercicio que gestionó el PSOE.