Carta a los Reyes Magos

Os pedimos que quienes nos vayan a gobernar traten de construir y no de fragmentar o destruir parte de nuestra tierra

AP
APManu FernandezAP

Queridos Reyes Magos: Vosotros que sois sabios, conocéis mejor que nadie el deseo de muchos de los españoles de bien. Habéis emprendido un largo camino para llevar a nuestras casas la alegría, la paz y la felicidad. Un trayecto arduo pero que tiene su recompensa en todos los hogares. En especial, entre los más pequeños. En vuestro caminar, os habéis guiado por un estrella que simboliza la concordia entre los pueblos. Antes, habíais entregado el incienso, oro y mirra. Tres elementos que bien podrían simbolizar el buen talante, la unidad y la transparencia que pedimos a los que nos vayan a gobernar. Con estas cualidades, os pedimos que quienes nos vayan a gobernar traten de construir y no de fragmentar o destruir parte de nuestra tierra. Que no corrompan nuestra sociedad, sino que actúen de forma limpia y con absoluta claridad. Y que tengan apertura de mente y un gran talante para acercar posiciones. Pero hay un político que, durante estos días, os ha querido robar todo el protagonismo. Su afán de alcanzar el poder está por encima de cualquier otra cosa. Además, ayer mismo, no quiso defender al Rey, cuando se le atacó desde otro partido. Este político vence sin convencer y olvida más que promete o se compromete. Y aunque haya perdido en su primer intento, mañana lo tendrá más fácil para que salgan sus cuentas y para que vuelva a conseguir su objetivo. Como ya hiciera en la moción de censura. Ojalá no perdamos el rumbo ni el norte en un gobierno de rufianes. Somos muchos los que nos jugamos nuestro futuro (y el de nuestros hijos) en esta etapa. Que siga viva la ilusión y que no nos pase como en otros países, donde ya no queda ni un ápice de turrón.