La Junta de Andalucía estudia incluir el ser menor no acompañado “como condición de acceso a becas y ayudas”

El consejero de Educación afirma que es una recomendación que el Defensor del Pueblo realizó en 2015 y que el Gobierno socialista de Díaz desoyó, en una respuesta parlamentaria sobre ese colectivo tutelado

La diputada de Adelante Andalucía María Isabel Mora formuló las preguntas escritas
La diputada de Adelante Andalucía María Isabel Mora formuló las preguntas escritasManuel OlmedoManuel Olmedo

Antes de que los menores extranjeros no acompañados ocuparan el lugar que más tarde tendrían en el circuito informativo, la diputada del Grupo Parlamentario de Adelante Andalucía María Isabel Mora formuló, en abril de 2019, una pregunta por escrito al Ejecutivo regional: «¿Se ha planteado el Consejo de Gobierno o se va a plantear incorporar la condición de menores no acompañados tutelados o ex tutelados» como «suficiente» para «su acceso a becas y ayudas al estudio?». Le tocó recoger el guante al consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, quien en una respuesta fechada a finales del pasado septiembre, pero hecha pública en el boletín oficial de la Cámara (BOPA) de ayer, apunta que «entre los supuestos recogidos en las diferentes convocatorias anuales de becas y ayudas para el alumnado que curse estudios no universitarios», gestionadas por su departamento, no se «contempla de forma expresa» el supuesto referido por la parlamentaria de Adelante. Si bien, matizó que «la situación socioeconómica de los solicitantes de beca que siendo menores, se encuentran en situación de acogida y tutela por la propia Administración pública, o la de los mayores de edad que finalizan la situación de acogida y tutela, hace que cumplan en su gran mayoría los requisitos establecidos» para el otorgamiento de esas asignaciones.

En cualquier caso, Imbroda sostiene que el acceso a las becas y ayudas «corresponde a los menores extranjeros que estudien» en la comunidad «en condiciones de igualdad» con respecto a la «población andaluza» y «con independencia de su situación regular o no en España». A lo que hilvana que el Gobierno autonómico estudia y valora «la posibilidad de incluir» el ser menor no acompañado como «condición de acceso a becas y ayudas al estudio, de acuerdo con la recomendación que realizó la institución del Defensor del Pueblo, con fecha 16 de enero de 2015, y que no se llevó a cabo por el anterior Gobierno» del PSOE, liderado por Susana Díaz.

El BOPA de ayer contiene otra contestación a interrogantes de la misma diputada, ligada al mismo grupo lastrado ahora por las secuelas de las ideas asociadas a la palabra con la que se les denominó en corto: MENA. Sobre su escolarización, el consejero asevera que «todos los menores migrantes», incluidos los que están solos, «han sido escolarizados». Detalla que los menores de 16 años lo han sido «en CEIP –Colegios de Educación Infantil y Primaria– y en IES –institutos de Secundaria–» y el conjunto cuenta con «Aulas Temporales de Adaptación Lingüística (ATAL) y/o Programa de Apoyo Lingüístico para Inmigrantes (PALI) en sus centros docentes». Por lo que respecta a los mayores de aquella edad, «se escolarizan en centros de adultos con el Programa de Interculturalidad». Informa a Mora además el titular de Educación de que no existe «un registro en el que se distinga» entre los menores migrantes acompañados y no que están matriculados en el sistema educativo andaluz y cose que se analiza «el modo de implementarlo» para los últimos.

Otros recursos de apoyo al migrante

El alumnado migrante cuenta en la región con Aulas Temporales de Adaptación Lingüística (ATAL), el Programa de Apoyo Lingüístico para Inmigrantes (PALI) y apoyo a la convivencia intercultural en los centros docentes mediante subvenciones de mediación intercultural y los programas de mantenimiento de las culturas de origen.